Posteado por: importanciadevivir | mayo 26, 2015

Me Declaro Víctima y Renuncio a Seguir Siéndolo

La razón por la que no quieres leer esto puede ser la razón por la que debes leerlo.

Leer este texto te puede tomar diez minutos. Reflexionar sobre él y asimilarlo tomará un poco más.

Este texto no pretende reemplazar a la ley colombiana ni a las leyes internacionales, ni argumentar a su favor o en su contra. Este texto pretende movernos a rescatar la esencia de la naturaleza humana al interior de cada uno de nosotros mismos.

En el sitio web de la Unidad para la Atención y la Reparación Integral a las Víctimas se indica que a 1º de Mayo de 2015 hay en Colombia 7 millones 392 mil 679 víctimas reconocidas legalmente.

Según la Ley 1448 de 2011, “se considera víctima a quien individual o colectivamente haya sufrido, a partir del 1 de enero de 1985, daños por homicidio, masacres, secuestro, desaparición forzada, tortura, delitos contra la libertad e integridad sexual en el marco del conflicto; minas antipersonales, munición sin explotar y artefacto explosivo improvisado; acto terrorista, combates, enfrentamientos y hostigamiento; desplazamiento forzado y despojo forzado de tierras (en este caso solo si ocurrió a partir del 1 de enero de 1991).” Y luego establece que “… no son víctimas quienes estén vinculados a un grupo armado al margen de la Ley.”.

Aun cuando la ley fija unos parámetros específicos para cumplir con sus propósitos de reparación a los afectados, considero que el cien por ciento, es decir, todos y cada uno de los colombianos nos debemos reconocer como víctimas. Yo afirmo que todos y cada uno de los colombianos, incluyendo a los que no viven en el país y a sus hijos y nietos nacidos en el extranjero, somos víctimas de la violencia que existe en nuestro país desde hace más de 60 años.

Recordemos que el DRAE define como víctima a la persona o animal sacrificado o destinado al sacrificio; persona que se expone u ofrece a un grave riesgo en obsequio de otra; persona que padece daño por culpa ajena o por causa fortuita; persona que muere por culpa ajena o por accidente fortuito.

Entonces, ¿quién puede excluirse como víctima? ¿Quién puede declarar que no ha sufrido daño por el hecho de estar inmerso en la vida física, social y cultural del país?

Considero, por lo tanto, que esto no excluye ni siquiera a quienes han llevado a cabo los hechos victimizantesy a que todos hemos sufrido daños en su integridad emocional e incluso moral.

Aún si algunos no hemos sido objeto directo de un acto violento como los que menciona la ley, todos desde que nacimos hemos escuchado en la radio y en las conversaciones cotidianas, visto en la televisión, leído en la prensa y en internet o presenciado a nuestro alrededor numerosísimos actos violentos, y quizá estado en contacto cercano con víctimas de ellos.

Hemos sido testigos de actos espantosos, crueles, aberrantes, monstruosos, infames, inconcebibles. Y hemos estado sometidos a esto por días, meses, años y más años. No hay forma de ser invulnerables desde el nacimiento. Tal vez sí la hay de hacernos invulnerables trabajando fuertemente nuestra la conciencia del entorno y de nuestro poder interior. Pero esto toma años en descubrirse y desarrollarse y mientras tanto, inevitablemente, habremos sido víctimas.

Nuestra postura mental y emocional ha sido grandemente afectada desde nuestro nacimiento como consecuencia del solo ser testigos de tanta violencia durante años. Nos hemos forjado ideas más bien rígidas de cómo son las personas que cometen estos actos. De cómo deberían actuar.

Hemos generado sentimientos y experimentado emociones que nos han contaminado. Que nos despiertan el deseo de que el victimario sea víctima. De actuar sobre él con la rudeza con la que ha actuado frente a su víctima. Al menos en nuestro corazón, muchos, muchísimos, tal vez todos, nos hemos convertido también en victimarios. Hemos deseado con odio y rencor el dolor, el sufrimiento. El deseo de venganza nos ha endurecido hasta igualarnos con ellos: también deseamos que su sangre sea derramada, que sus parientes sean violados, que sus cuerpos sean destrozados y sus espíritus sufran antes de desaparecer de la faz de la tierra.

Algunos han ido tan lejos, que no reconocen sus emociones como indeseables, igual a lo que le sucede a muchos de los victimarios originales. Algunos han perdido tanto que van en contra de sus propios principios, y son incapaces de verlo. ¡Esto es ser víctima! ¡Esto es extremo! Cuando detestas tanto una acción y sin embargo terminas deseando que suceda, incluso tomando acción para que sean más y más las personas que también sienten y quieren eso mismo, entonces ¡eres una víctima innegable del medio en que te desarrollaste!

¿Cómo sería una madre que asesina a su propio hijo porque él opina que matar a los hijos es correcto?

¿Cómo es una persona que desea asesinar o torturar a quienes asesinan y torturan porque le parece intolerable que un ser humano asesine o torture? ¿Cómo pensarlo y desearlo sin renunciar a su propia esencia humana?

¿Cómo es una persona que desea ultrajar, violentar, ignorar al ser humano que hay en otro, porque esa persona ultrajó, violentó e ignoró al ser humano que había en otros?

Así formuladas las preguntas anteriores, llevan a respuestas contundentes. Surge el ‘pero’ y nos creemos a salvo. Que podemos ser coherentes y humanos y al mismo tiempo ignorar las incoherencias.

Eso es ignorar los propios principios. Es lo que los victimarios nos hicieron. Es lo que alguien también les hizo a ellos.

No solo nos quitaron la paz, los bienes o a un familiar. También nos quitaron los principios.

Pero no lo hicieron forzadamente. Los principios no se pierden por decisión ajena. Lo elegimos, aunque muy probablemente lo hicimos inconscientemente, sin darnos cuenta cuándo y qué elegíamos.

Así que todos somos víctimas. Todos hemos dejado que en nuestros sentimientos y en nuestros pensamientos prosperen las mismas semillas venenosas que hay en los victimarios y que nos hacen considerarlos aborrecibles. Las mismas semillas que en algún momento, antes de dejarnos arrastrar por la corriente, consideraríamos triste, doloroso, aterrador, vergonzoso ver en el corazón de nuestro hijo, nuestro hermano, nuestra pareja, nuestra madre.

Quienes se dejan llevar de tales sentimientos y pasan a la acción, entran a engrosar las filas de los victimarios. Pregunta a cualquiera de ellos y tendrá una ‘razón’ ‘inteligente’ y ‘humana’ para hacer lo que hace. Algún día fue víctima. En su cuerpo o en sus emociones. Y detrás, haciendo fila, van muchos otros que se consideran radicalmente diferentes a ellos. Que clasifican al mundo en víctimas y victimarios sin darse cuenta que ahora somos lo uno, luego somos lo otro. Hasta cuando nos hacemos cargo.

Por lo anterior, no solo todos somos víctimas. La mayoría, o quizá todos, somos victimarios o vamos en camino de serlo.

Hoy cultivamos las semillas de la violencia y las esparcimos día tras día por el territorio abonado de quienes están a nuestro alrededor. La víctima promoviendo que haya más victimarios. Sin piedad, sin consideración, sin reflexión, sin argumentos. Justificado con el deseo de lograr un jardín florido sembrando bombas. La cordura perdida. La sensibilidad destrozada

¿Irremediablemente? Estoy firmemente convencida de que no. La conciencia, entendida como LA CAPACIDAD DE DARNOS CUENTA DE NOSOTROS MISMOS Y DE NUESTRO ENTORNO, es la herramienta más poderosa de que dispone el ser humano para cualquier propósito.

Si nos reconocemos vulnerables para la violencia, reconozcámonos también vulnerables para pensamientos, sentimientos y actitudes que nos pueden sacar de ella. Reconocernos vulnerables es un paso importante en el proceso de recuperar nuestra integridad. Saber que el entorno nos puede afectar y nos ha afectado. Y también saber que nuestra fortaleza empieza no con la oposición rígida sino con la flexibilidad consciente de quien sabe qué es, qué tiene y cuáles son sus valores supremos.

La resistencia rígida nos quiebra. La resistencia basada en la integridad interior nos mantiene aún en las más tenebrosas tormentas. Solo eres responsable de lo que tú eliges, de lo que tú haces. Sea que lo hagas de manera consciente o inconsciente. Las acciones u omisiones de otros no te agregan ni te quitan responsabilidad.

Anteriormente se creía que las personas sentían lo que sentían, creían lo que creían, pensaban lo que pensaban y hacían lo que hacían de manera inevitable. Por su naturaleza. ¡Así soy yo! Eso está mandado a recoger. No por decreto sino como resultado de conocimiento alcanzado a la altura del siglo XXI, sobre la conducta humana y el funcionamiento del cerebro. Conocimiento que muchas veces conveniente o cómodamente ignoramos a pesar de vivir sumergidos en las comunicaciones y el conocimiento más abundantes que ha visto la humanidad. Esto es elegir. Tal vez inconscientemente, pero elegido.

Frente a un mismo hecho, banal o profundo, podemos elegir.

Víctor Frank, neurólogo y psiquiatra austríaco, lo hizo. En condiciones extremas, prisionero en un campo nazi, viendo la muerte por todos lados, habiendo sufrido la pérdida de los suyos, enfermo, humillado, denigrado al máximo, sin futuro, sin espacio para la esperanza. Hizo un descubrimiento asombroso: otros pueden elegir dónde estoy, qué hago, quién vive y quién muere. Pero solo yo elijo lo que hay en mis pensamientos y en mis sentimientos. Dijo: «El amor a uno mismo es el punto de partida del crecimiento de la persona que siente el valor de hacerse responsable de su propia existencia.»

Hay ejemplos en donde los queramos ver. Está la mujer violada que elije suicidarse, o la que elija dedicar su vida a denunciar, generar conciencia y apoyar a las víctimas de delitos atroces, convirtiéndose en fuente de consuelo y alivio para muchos, y creando un punto de inflexión en la conciencia sobre las causas de la violencia.

La violencia externa no justifica la violencia interior. La violencia interna nos hace uno más de los actores violentos, sea que la manifestemos o no. Porque la violencia interna nos violenta, nos maltrata, nos genera resentimiento, odio, frustración, ira, amargura, rencor, desprecio, deseo de volcarla en algo o en alguien.

No recuperamos nuestra humanidad por decisión de terceros. La recuperamos por decisión personal. Por la elección individual de lo que creemos, pensamos, sentimos y hacemos con coherencia y en armonía.

Cada uno elige. Nadie elije para otro. Ese es el poder indelegable de la naturaleza del ser humano. Ocuparnos de nosotros mismos, de nuestro auto conocimiento y comprensión, es lo mejor que podemos hacer por la humanidad.

“El hombre es hijo de su pasado mas no su esclavo, y es padre de su porvenir.» Víctor Frank.

Posteado por: importanciadevivir | abril 6, 2014

El Miedo Sigue Haciendo de las Suyas

Cuando yo escucho de los ataques con ácido de que han sido objeto más de 900 hombres y mujeres en la última década en Colombia, y del hecho de que la mayoría de los casos permanece impune, no solo porque muchas veces no se encuentra al delincuente sino porque cuando los atrapan no les levantan cargos, o salen libres por vencimiento de términos o reciben penas cortas que son rebajadas por confesar o son reducidas a casa por cárcel por buen comportamiento, y que a raíz de ello
… se pide control a laTemor producción, distribución y venta de ácidos,
… se pide expedición de leyes específicas contra quienes hagan ataques con ácido,
… se pide instaurar la cadena perpetua,
… se alienta a castigar por mano propia a los ejecutores de estos y otros delitos y
… se exige del Estado proveer cobertura ilimitada para atender las necesidades económicas que los ataques ocasionan a las víctimas

siento desconcierto y temor de lo que nos puede acarrear el miedo irracional que se apodera de la conciencia de muchas personas, al punto de
… ignorar a los seres humanos que son capaces de cometer tales acciones y a lo que puede haber en su ser que es capaz de llevarlos a actos tan brutales e inhumanos,
… creer parte de una solución el convertir en obligación del estado responder por todo daño que reciba un ciudadano sin considerar los efectos colaterales y los principios subyacentes tras ello, el aprobar la cadena perpetua en un país con increíbles niveles de corrupción y deficiencias en su sistema judicial, y el exaltar las prohibiciones y los castigos como medio para alcanzar una sociedad segura y confiable.

Como necesito creer, sentir y contribuir a ser parte de una sociedad de seres conscientes, mental y emocionalmente equilibrados, auto-regulados y no con libertad condicionada a leyes que determinan puntualmente qué pueden ser o no ser, en dónde pueden estar y en dónde no, qué pueden usar y qué no, pido que REFLEXIONEMOS en que
… las prohibiciones poco o ningún efecto tendrán sobre quienes están tan trastornados como para hacer algo así,
… pedir que nos limiten las libertades no nos protegerá nunca de los extremos absurdos a los que puede llegar una persona desquiciada,
… lo que expresamos es fruto de lo que somos y si la existencia de personas tan descontroladas como para cometer hechos así se está volviendo corriente y no es ya extraordinario, significa que hay algo en nuestra sociedad que favorece que las personas lleguen a esta situación mental y emocional,
… si no enfrentamos nuestros temores, ellos mismos nos llevarán a encerrarnos en una cárcel, lo cual solo produce más personas perturbadas,
… si queremos que nos encierren en una cárcel, encontraremos quiénes deseen ser carceleros, y sabrán aprovechar nuestro terror descontrolado para hacerse cargo de nuestras vidas, terminaremos siendo esclavos por querer tener libertad sin ser capaces de asumir sus riesgos ni descubrir y equilibrar sus implicaciones,
… en el mundo hay infinitas herramientas y lugares que se pueden usar para herir a otras personas: agujas, martillos, destornilladores, azadones, cortaúñas, cuchillos, navajas, machetes, autos, carreteras, venenos, plantas base para venenos, puentes, edificaciones con más de un piso, pisos encerados, esquinas de mesas, rocas altas, escaleras, emociones profundas como partidos del mundial de fútbol o películas de terror, leones, culebras, zancudos, insultos, mentiras,
… pedir leyes para cada una de las posibles causas de daño o muerte no puede llegar a impedir que exista o se use esa forma o se encuentren otras, y en cambio sí limita cada vez más el derecho fundamental que decimos reconocer a los seres humanos, de elegir, de ser y de estar,
… ya hay leyes que penalizan el causar daño, intentar quitar o quitar la vida a otras personas, y aplican sin necesidad de crear una ley específica para cada modalidad posible,
… considerar por qué tanta legislación ya existente no es suficiente, por qué hay corrupción en la justicia, por qué hay ineficiencia en la justicia, porqué hay saturación en los juzgados y en las cárceles y qué cambios de fondo son indispensables para que las leyes ya existentes operen,
… si queremos leyes específicas para cada tipo de riesgo quizá es para creer ellas nos dan una sociedad más segura, lo cual no es verdad, no se genera automáticamente en los posibles delincuentes una relación causa-efecto entre “hay una ley, luego ya no siento deseos de hacer eso”, particularmente cuando son personas con trastornos profundos,
… si no tenemos control sobre nuestro miedo, damos oportunidad para convertirlo en un negocio que nos lleva a más dependencia emocional de las cosas, más necesidad de dinero y más ansiedad y miedo (del que queríamos huir) de no poder conseguir todo el suficiente y necesario para comprar nuestra seguridad. Por ejemplo: prohibición de comercio libre conduce a requisitos, trámites y costos adicionales para adquirir el permiso de hacerlo, o peor aún, violencia y delincuencia (de los que queríamos huir) para traficar con ese elemento, mayor costo de los productos y servicios que los requieren, vehículos y señalizaciones especiales para el transporte, certificaciones especiales para producirlos, almacenarlos, distribuirlos, venderlos, manipularlos; seguros contra siniestros relacionados con ese elemento; coberturas adicionales en servicios médicos; kits de prevención o tratamiento para tener en edificios, casas, carteras, autos; cursos para evitar, prevenir o atender, … ¿qué más? Esto y lo que aún no se nos ha ocurrido, pero a alguien se le ocurrirá y quizá corramos a incluir en nuestra lista de ‘tengo que comprar para demostrar que amo, valoro, porque soy inteligente y prevengo’,
Miedo Cárcel … el reaccionar con temor descontrolado nos hace víctimas inmensamente más vulnerables, ahora no solo de posibles atacantes, sino de mercaderes del miedo en todas sus formas.
… si no nos hacemos cargo de nuestro miedo, habrá con gusto otros que lo harán,
… estar en una cárcel en donde nada ni nadie puede tocarnos, nos protege de muchísimas cosas, pero no del miedo, ese llega a donde quiera que estemos, porque viene de adentro aunque sean cosas externas las que lo disparan,
… si queremos carceleros, encontraremos voluntarios por doquier, ansiosos por aceptar el endoso de nuestra libertad y, ¿será mental y emocionalmente sano alguien que desea controlar al otro usando sus temores y prometiendo eliminarlos?,
… si pedimos pena de muerte para el agresor, ignoramos la inmensa evidencia de ineficacia y corrupción de la justicia colombiana, que podría condenar a inocentes, lo cual podría sernos indiferente hasta que alguien cercano caiga o hasta que nos demos cuenta de que viola nuestros propios principios,
… si pedimos pena de muerte para el agresor, ignoramos el principio fundamental de no quitar la vida a otro ser humano que la mayoría decimos profesar, lo cual nos convierte en cómplices de asesinato, no aminorado por las excusas, razones o explicaciones,
… si promovemos la violencia y la justicia por mano propia, corremos el riesgo de convencer a otros de la bondad de la violencia y la justicia por mano propia, y que en algún momento nos duela haberlo hecho,
… si vivimos en una sociedad que pudiéramos calificar de insana o enferma, la solución de fondo es contribuir a su salud, empezando por Mandela Miedoreconocer las enfermedades, y por hacernos cargo cada uno de nuestra propia condición mental y emocional y de la influencia que ejercemos en la de otros,
… no hay mejor regulador de la acción humana, que sus propios principios y valores, claramente formulados (no implícitos), libremente elegidos (no subliminal o engañosamente impuestos) y nítidamente coherentes (sin contradicciones absurdas o ignoradas),
… si estamos vivos estamos expuestos al temor, al dolor y al sufrimiento, sin que exista nada que lo pueda impedir, pero sí que lo permita manejar,
… si contribuimos a que hayan más personas conscientes de sus elecciones y de las motivaciones tras de ellas, tendremos una sociedad más equilibrada, en la que podemos confiar unos en otros,
… la confianza bien fundada en la bondad del otro, proviene en gran parte de la confianza bien fundada en nuestra propia bondad, que a su vez deriva de nuestro auto-conocimiento.

La invitación es a reflexionar.

Reflexionar no es hablar, explicar, argumentar, rebatir o discutir.
Tampoco es callar ni prejuzgar.
Reflexionar es “Considerar nueva o detenidamente algo”.

 

Árboles 013

 

Siembra vientos y cosecharás tempestades.

Siembra serenidad y cosecharás paz.

Posteado por: importanciadevivir | febrero 22, 2014

Tendiendo puentes … Respuesta de Blades al presidente de Venezuela

Profundamente impresionada con esta respuesta de Rubén Blades al presidente Maduro de Venezuela.

Rubén Blades escribió esto … Blades Responde a Maduro. Maduro lo mencionó en un artículo a propósito de la publicación del Blades el 18 de Febrero de 2013 en su blog, la cual pueden ver abajo del link anterior.

Los invito a leerlo pausada y completamente. Mi sentimiento al terminar es de ADMIRACIÓN, de ecuanimidad, se saber que hay posibilidades que no implican declarar enemigos y dedicarse a soñar con su muerte para hallar una salida.

¿Qué me impresiona? El contenido y el contenedor.

Generalizo consciente de que lo hago, con certeza de que hay excepciones: nos hemos habituado al lenguaje violento, a justificarlo en lo que el otro es, hace, dice o tiene, sin asumir responsabilidad por el hecho de nuestro SER violentos genera más violencia, la alimenta, la fortalece, aumenta la distancias y disminuye las posibilidades para la paz.

Nos hemos acostumbrado a evadir la responsabilidad por las palabras que salen de nuestra boca o mano.

Nos hemos acostumbrado a hablar para desfogar emociones, sin calibrar las reales posibilidades de favorecer lo que deseamos favorecer.

Nos hemos acostumbrado a ser tremendamente ilógicos, a sacar conclusiones que no tienen relación de causalidad con las premisas pero que suenan bien a nuestros oídos, lucen ingeniosas o nos dan popularidad.

Nos hemos acostumbrado a posar de intelectuales sin desear usar nuestro intelecto para examinar las ideas con la mayor objetividad a nuestra alcance y con SINCERO, HONESTO e INCUESTIONABLE deseo de DESCUBRIR caminos para que todos los involucrados ganemos.

Nos hemos acostumbrado a ser SUPERFICIALES, TRIVIALES, a no leer lo que pueda resultar profundo o demandante desde el punto de vista moral o intelectual.

Nos hemos acostumbrado a expresarnos artificialmente, agregando complejidad en lugar de simplificar y ayudar a desentrañar lo que ya es complicado.

Del escrito de Blades me parece magistral:

… el escribir para COMUNICAR, y lograrlo.

…  la forma RESPETUOSA en que se expresa sin usar términos insultantes, ofensivos o descalificantes.

… la forma COHERENTE en que hilvana las ideas: genera conclusiones LÓGICAS de los enunciados que hace.

… el uso de referencias al pasado para agregar luz a la situación, sin quedarse enredado en ellas.

… las propuestas de salidas en las que todos puedan ganar.

… la emotividad sin cursilería, el hablar desde el corazón sin sabotear su objetivo de comunicación.

… el no distraerse quedándose en los hechos indeseables y enfocarse en abrir puertas hacia lo deseable.

… el tratar a las personas que menciona, a todas, con RESPETO! Eso es coherencia: respeto a las personas. Sin consideraciones como: “solo si piensan igual que yo”, “solo si me aman y me admiran y compran mis ideas”, “solo si tienen títulos y estudios que me deslumbren”. Sin peros.

Reflexión final: qué sentimientos quedan en la gente después de hablar contigo o de leer lo que escribes? ¿Es lo que quieres¡ ¿Cuál es la ganancia y cuál el precio? ¿Preferirías otra cosa? ¿Cuál? ¿A qué te comprometerás?

Para quien desee aprender a hablar sin violencia, le recomiendo el tema ‘CNV – Conversar sin violencia’. En YouTube puede encontrarlo: otros ya lo han pensado, lo han aplicado, lo están usando. APRENDAMOS COSAS QUE SIRVEN!

¡FELIZ DÍA!

Posteado por: importanciadevivir | junio 29, 2013

¿Cómo sería aplicar el pensamiento científico en lo cotidiano?

¿Cómo sería aplicar el pensamiento científico en lo cotidiano?

Observación. Lo que yo veo es …your-brain-by-the-numbers_2

Yo veo un mundo inmensamente desequilibrado.

Millones de seres van todos los días a sus camas con hambre, creciendo con grados de desnutrición que los marginan de la capacidad de hacer elecciones favorables para sí mismos.

Millones de dólares se acumulan en los bolsillos de quienes negocian alimentos y cosechas a futuro, determinando a quién, en dónde y a qué precio llegarán, o incluso eligiendo desecharlos para que no afecten los precios.

Millones de personas viven el desarraigo, la imposibilidad de elegir en dónde, cómo y cerca de quién vivir, huyendo de luchas ajenas a las que muchos otros ni siquiera logran sobrevivir.

Empresas manipulan la biología con la excusa de hacer ciencia porque es posible, desconociendo cómo y a quién impactan y promoviendo descartar soluciones básicas ya disponibles.

La sofisticación de la medicina prolonga la vida y erradica enfermedades, mientras creamos otras nuevas y monstruosas. Los desequilibrios emocionales y las enfermedades mentales proliferan, incluso se diagnostican cada vez más en niños y adolescentes.

La química se usa para desarrollar malsanos y adictivos productos así como también milagrosas medicinas, que sin embargo se controla a quienes llegarán.

Las corporaciones son cada vez más poderosas. Su accionar se beneficia ilimitadamente de la ciencia con la avaricia como emblema y tienen el poder de afectar la vida de millones de seres de un solo plumazo, no siempre para su beneficio.

La mercadotecnia usa la información amañadamente, crea necesidades irreales, genera creencias que promueven dependencias físicas y emocionales, falsea las emociones para incentivar el consumo y la ansiedad por el cambio y el crecimiento ilimitados.

La información está a la orden del día en todos los escenarios, se ha convertido en una obsesión, sin un claro para qué.

La gente trabaja quizá tanto como en los tiempos de la esclavitud. Dos empleos, extensas jornadas, horas de desplazamiento, trabajo en casa. Conciencias, tiempo, vidas compradas con bonos y retribuciones extravagantes. Compromisos ficticios que esclavizan sin necesidad de cadenas. Deberes incuestionados que absorben vidas.

Adicciones por doquier. Niños y grandes adictos a la marca, al modelo, a la novedad, al parecer, al tener. Buscando ansiosamente sensaciones nuevas al precio que sea, páguelo quien lo pague.

Adultos promulgando valores que no viven. Asustados queriendo comprar la felicidad y alcanzándola transitoria y casi exclusivamente por medio del dinero.

Veo que las relaciones humanas siguen siendo (¿mayoritariamente?) pobres, dolorosas, decepcionantes, frustrantes, contradictorias.

Amantes inseguros, celosos, atormentados, manipuladores, manipulados. Crímenes pasionales. Personas atropellando a otras, queriendo lo que otros tienen, incapaces de distinguir, comprender y gestionar sus emociones. Personas sin sensibilidad hacia el otro. Pasiones oscuras y dolorosas. Crímenes innombrables y abominables.

Veo que hace más de medio siglo se masificaron los métodos anticonceptivos y hay aún personas que son padres o madres cuando conscientemente no están eligiendo serlo. ¡Veo madres de 14, 12, 10 años!

Yo veo una apología por el amor promovido como una marca, conviviendo con la indiferencia y el distanciamiento.

Yo veo multitudes inmersas en un afán enfermizo por crecer, ‘prepararse’, producir, generar dinero, consumir, desechar y convencer a las siguientes generaciones de que ese es el plan que deben elegir para sus vidas, aunque implique renunciar a que sean vidas plenas.

Yo veo personas que olvidaron qué son cosas y hechos y qué son solo símbolos. Idolatran los segundos ignorando a los primeros.

Yo veo comunidades incapaces de generar la organización social, política y económica que desean, persistiendo ciega e irreflexivamente en lo que no les funciona.

Yo veo una pasión por el progreso como fin. Porque sí.

Gente haciendo cosas porque se puede. Sin reflexionar en ‘¿para qué?’.

Personas tomando decisiones que las perjudican y no se dan cuenta o lo notan cuando ya su tiempo se acaba.

Personas haciendo elecciones que causan daño y escasez a otros y creen que están haciendo lo mejor.

Veo personas rodeadas de tecnología y al mismo tiempo inmersas en miedos profundos: a perder un empleo, a no poder comprar, a no poder renovar lo que aún cumple su función, a no tener suficiente para conseguir la pareja que los haga felices, a que sus hijos no encajen en el estilo de vida que consideran indispensable para ser personas válidas, a no parecer lo que necesitan parecer, a no ser considerados como seres útiles, productivos, aceptables.

Veo personas viviendo una vida atrapada en círculos viciosos que nunca les darán lo que buscan, y que teniendo cómo darse cuenta, no se dan cuenta.

Veo una sociedad presuntuosa, arrogante, que se pretende superior a todas las generaciones anteriores y a todas las de otras especies, sin reconocer la disfuncionalidad global, justificándola, pretendiéndola natural e inevitable.

Veo desde escuelas básicas hasta universidades fastuosas, todos inmersos en la golosina del conocimiento por el conocimiento. Por el título. Por la mayor cantidad de dinero que les puede dar. Por el alardeo social de ‘ser inteligente’.

Personas con estudios, títulos, cargos encumbrados, que no se cuestionan cómo está el mundo, su ciudad, su familia y su vida; no se preguntan qué hemos hecho como civilización para generar esto; no se preguntan cómo será posible crear un mundo distinto si seguimos aferrados a lo conocido, la repetición, la tradición y la costumbre como si fueran leyes incuestionables.

Veo el conocimiento como herramienta para la búsqueda del éxito desde la diferencia, la distancia con el que no lo tiene, la mayor producción sin importar de qué y para qué, por la imagen, por el poder.

Veo una sociedad de personas educadas, ilustradas, informadas  que desestima el uso de esa cantidad extraordinaria de conocimiento que tiene casi cualquier ciudadano del planeta, inmensamente superior a la que jamás pudo tener acceso sabio alguno en la historia.

Veo desperdiciar la posibilidad de usar el conocimiento para la felicidad aquí y ahora.

Veo gobiernos legislando a nombre de la libertad sobre la minucia de que se puede y qué no se puede hacer. Veo a los que legislan violando la ley. A los líderes espirituales destruyendo ovejas de su rebaño. Personas que hablan de los derechos humanos y el respeto al otro y abominan del que no comparte sus preferencias. Padres que dicen que darían todo por su familia, pero regalan su tiempo y su vida a la consecución de dinero e imponen a su gente lo que han aprendido sin reconocerles el derecho de descubrir y elegir.

Una sociedad ‘liberada’ en donde la sexualidad sigue creando profundos conflictos y crímenes aberrantes.

Veo comunidades desarrollando acciones profundamente nocivas y desequilibradas: muchachos asustados, confundidos, perturbados, bullying, corrupción, criminalidad enfermiza, ambición sin límites, auto maltrato por consumos de productos nocivos, prácticas y adicciones que matan, relaciones destructivas, búsqueda insaciable de más y mejor, tráfico de órganos, trata de personas, terroristas enloquecidos y manipuladores del miedo complacidos, destrucción del entorno de manera irreversible, personas que se creen éticas pero a nombre de las corporaciones y los gobiernos toman decisiones a todas luces inmorales y perversas, una especie que en pro de la supervivencia causa dolor inmenso a los animales, cuando ya ha desarrollados alternativas que lo podrían evitar.

Veo de escasez en medio de la abundancia.

Veo seres con muchos datos que no se cuestionan cómo es su existencia, qué hacen, para qué viven, a pesar de que los invade la insatisfacción o el sufrimiento, que muchas veces ni siquiera reconocen como tales hasta cuando algún quiebre profundo en sus vidas los enfrenta con él.

Veo personas llenas de creencias nocivas, incoherentes con sus acciones, que contradicen al conocimiento científico al cual tienen acceso, que atemorizan, que llevan a resultados que no quieren.

La tecnología pone en manos de millones de personas y en el lapso de pocos meses, posibilidades que ni el más poderoso de los reyes y emperadores del pasado pudo siquiera imaginar. Si los abuelos revivieran, nos verían viviendo en un futuro más allá del que pudieron soñar. Verían un mundo que así descubierto de repente, no podría ser otro que un mundo para vivir asombrados, complacidos, hermanados, felices.

Pero, ¿lo somos?

Ser Hacer TenerDuda. ¿Qué pasaría si …?

Me pregunto: ¿no estamos en capacidad de evitar tanto sufrimiento con el conocimiento científico que hemos alcanzado?

El aumento dramático en la esperanza de vida en el último siglo, ¿también va a acompañado de un aumento en la felicidad de los pueblos?

¿Por qué si tenemos hoy la tecnología para producir alimentos suficientes para que ningún ser en el planeta sufra hambre, no lo hacemos?

¿Qué sería empezar a usar ahora mismo el conocimiento que tenemos del universo, del ser humano, de lo que no funciona, para generar una ruptura importante en la forma en que vivimos individual y socialmente?

¿Qué nos impide hacernos cargo en nuestro tiempo, de resolver la contradicción histórica entre lo que queremos y lo que nos hacemos a nosotros mismos y a los demás? ¿Qué sería empeñarnos sin dilaciones en crear una sociedad equilibrada? ¿Qué pasaría si empezamos por dudar de las creencias que nos convencen de que un mundo así no es posible?

¿Cómo es que el conocimiento y la ciencia están a la cima de los valores sociales pero están ausentes del razonamiento cotidiano, como en tiempos más oscuros de la historia?

¿Será que el problema no está en el conocimiento sino en cómo lo usamos o no lo usamos? ¿En las decisiones?

¿Qué hace falta para que nuestras decisiones estén a la par de nuestros deseos y capacidades?

¿Qué pasaría si nos comprometemos con transformarnos en una especie que usa conocimiento y métodos científicos para la felicidad desde lo cotidiano?

¿Qué tendríamos que empezar a hacer hoy mismo para lograrlo en el transcurso de 2 o 3 generaciones? ¿Quiénes tenemos que SER ahora mismo para actuar como se requiere?

Veo un mundo desequilibrado pero también un mundo en el cual hay seres conscientes, que se dan cuenta, que buscan con honesta disposición de descubrir, de aceptar, de adoptar, de cambiar, de crear.

Hipótesis. Lo que yo quiero es …

Mi visión es una sociedad equilibrada, sana, feliz. Y la veo como una posibilidad aquí y ahora.

Mi hipótesis es que la sociedad actual está en la capacidad de generar conscientemente un gran salto cualitativo que traiga equilibrio a la vida personal y comunitaria de la inmensa mayoría de la población mundial, a partir de la aplicación consistente de métodos científicos en la cotidianidad, tal como lo expongo a continuación.

Mis supuestos son:

–  La sociedad padece profundos desequilibrios que generan sufrimiento.

–  Los seres humanos, con nuestras acciones individuales y colectivas, hemos generado la sociedad en que vivimos. Somos causa.

–  Aún las decisiones colectivas, son generadas a partir de seres individuales.

–  Para mí, es deseable apoyar a quienes deseen hacerlo, en tener una vida balanceada.

–  Cambiando conscientemente las decisiones que tomamos, cambiamos el mundo que tenemos.

–  Si nuestras intenciones son claras y nuestras decisiones se alinean con ellas, estaremos creando un mundo equilibrado de individuos equilibrados.

Mi pregunta es:

– ¿Qué hay que hacer para tomar decisiones coherentes?Tomar Decisiones

Mi teoría es que:

Poniendo coherencia en cada una de nuestras decisiones, por medio del uso de métodos científicos, estaremos construyendo el mundo que queremos.

Mi planteamiento surge de un deseo que se apoya en dos valores personales:

  • Compasión (o empatía) y
  • Respeto (no todos tienen que elegir menos sufrimiento, es su opción y yo elijo respetarla).

¡Reaprendamos a tomar decisiones!

Experimentación. A mí me funciona …

Yo elijo realizar el proceso de experimentar este cambio, conocerlo y conceptualizarlo a partir de mí, y compartir, divulgar, inspirar a otros para que reaprendan, si así lo quieren.

Entonces empiezo por revisar y rediseñar mi proceso de tomar decisiones actuando bajo el imperativo de ser coherente usando el conocimiento de que dispongo para tomar decisiones que generen lo que quiero, con los medios que elijo y anticipando impactos alineados con mi visión y mis principios.

He empezado trabajando en mí misma. ¿Por qué? Porque he descubierto que he tomado decisiones desde una comprensión confusa o una interpretación errada de lo que deseaba, necesitaba o podía derivarse de mi decisión.

Aplicando el enfoque científico, si me acepto como observador subjetivo, mientras más afine y pula mis facultades, mejor observador seré. Entenderé con claridad qué es lo importante para mí tras mis impulsos, deseos y necesidades.

Implica cuestionarme justamente acerca de eso: ¿qué es lo importante para mí?

Implica escucharme a mí misma. Escuchar a mis cuerpo, mis emociones, mis creencias. Quizá cuando quiero comer dulce lo que tengo es ansiedad. Quizá cuando siento ira frente a un trabajo mediocre estoy apegándome a enseñanzas profundas de sujeción a modelos estáticos, y esto no es coherente con mis valores, o siento miedo a la diferencia, o [digo que] creo que un resultado se puede obtener de varias formas pero actúo como si solo se pudiera lograr a mí modo.

Implica observarme. Darme cuenta cuándo decido, ya que muchas veces he hecho elecciones importantes y ni cuenta me he dado de estarlo haciendo.

Implica practicar el aceptar las consecuencias de mis acciones, lo cual suena bastante obvio, pero en innumerables situaciones he ignorado la relación de causalidad entre mis elecciones y mis resultados. Es decir, implica replantear mi vivencia de la ‘responsabilidad’ desde la autoría, en lugar de la obligación.

Este trabajar en mí misma conlleva revisar la forma en que tomo decisiones usando lo que me enseña mi historia personal, con un enfoque ecológico y sustentable: qué tengo y quiero mantener; qué tengo y quiero desechar; qué no tengo y quiero tener; qué no tengo ni quiero tener.

En resumen, trabajar en conocerme, entender mis motivaciones, descubrir mis creencias y mis incongruencias entre quien digo que quiero ser, lo que hago y lo que tengo, es decir, quien efectivamente estoy siendo.

Como esta parte de mi elección, estoy trabajando el SER y la coherencia. Todo el proceso está sustentado en conocerme. Escucharme. Cuestionarme. Aprender. Aceptar. Elegir conscientemente. Asumir responsabilidad.

Es un proceso que no voy a terminar nunca, y del que estaré permanentemente sacando conclusiones.

Estoy haciendo transformaciones pequeñas y grandes para vivir alineada con la máxima de Gandhi: “Sé el cambio que quieres ver”.

La segunda faceta de mi decisión se orienta a facilitar a otros, que así lo deseen, transitar por la misma vía de transformación que yo elegí.

Mi deseo es inspirar, mas no convencer, imponer o manipular. Promover que cada elección sea una acción responsable, con todo el énfasis en ambas palabras y lo que implican: elección y consciente. ¡Ya estamos suficientemente saturados de presiones y manipulaciones como para generar otras!

Mi objetivo es mostrar una puerta. Una opción. Consolidar una experiencia práctica de vivir una vida coherente a partir de SER quien elijo ser.

Entonces la experiencia de rediseñar la cotidianidad y hacer elecciones coherentes usando métodos científicos, también la materializo en otras formas:

–  Estoy inicial la formulación y desarrollo de un proyecto vivencial de investigación aplicada, que involucra a dos adultos y dos niños (importante y delicado, ¡elegimos a nombre de los niños!), y que tiene como propósito “Construir experimentalmente, documentar, divulgar y promover, un cambio de paradigma en la dependencia del dinero para sostener la calidad de vida en una familia urbana latinoamericana del siglo XXI”.

Esto significará vivir en la tónica de ‘decisiones extremas’: cuestionar cada cosa que actualmente se elige de manera rutinaria. Puede sonar agobiante, sin embargo la actitud con la que lo abordamos también es una elección.

–  En adición a las formas de divulgación que cree el proyecto mencionado, trabajo desde hace 6 meses en un libro sobre soporte a la toma de decisiones. Está inspirado en los aspectos aquí mencionados más la experiencia de varias décadas de consultoría en Sistemas de          Soporte a la Toma de Decisiones (DSS – Decision Support Systems)  dentro del ámbito de la Inteligencia de Negocios. Entonces el libro, dirigido al público masivo, al ciudadano de la calle, presentará aspectos conceptuales de la toma de decisiones, y una cartilla simple para apoyar las decisiones cotidianas, grandes y pequeñas: ¿mantengo o rompo esta relación? ¿compro otro automóvil? ¿renuncio a este trabajo?

Volver a dudar. Lo que para mí es importante es …

Lo que para mí es importante es estar en ‘modo aprendizaje’. Siempre. No importa qué grandioso sea lo que está en cuestión.

Si soy capaz de estar en modo aprendizaje, soy capaz de reflexionar. Ver qué funciona y qué no.

Descubrir qué opciones tengo y cuáles no son mías, están fuera de mi control.

Comprender qué implicaciones tienen estas opciones.

Ver, con visión holística, qué consecuencias pueden acarrear.

Elegir responsable y conscientemente.

Aceptar mis resultados como míos, como algo que elegí y generé, sea que me agrade o no.

Y volver a empezar.

 

Parar.

Mirar qué estoy obteniendo.

Ver si eso es lo que quiero para mi vida.

Aprender de lo que funciona y de lo que no funciona.

Descubrir qué opciones tengo o crear las que no están ahí.

Elegir.

Aceptar resultados.

 

Y volver a jugar.

Parar. Mirar. Elegir. Tomar acción. Asumir responsabilidad por los resultados.

 

Volver a jugar.

Lo que yo quiero es que mi vida sea como un juego consciente. Como un laboratorio de experimentación. Divertido, que genera entusiasmo día a día.

Lo que yo quiero es crear la posibilidad de contagiar a otros.

Otros que sean conscientes de su elección.

Otros que mantengan o abandonen conscientemente sus elecciones.

Otros que crean en la posibilidad de una vida sana y equilibrada. Aquí y ahora.

Otros dispuestos a usar el conocimiento para crear una humanidad profundamente humana en los albores del siglo XXI.
Posteado por: importanciadevivir | febrero 12, 2013

Receta para Superar la Depresión

Receta para Superar la Depresión.

Posteado por: importanciadevivir | febrero 12, 2013

Receta para Superar la Depresión

Receta para Superar la Depresión

¡SÉ RESPONSABLE!

Entiende que la depresión es simplemente una enfermedad: conocida, diagnosticada, curable. Nada más.

Es TU enfermedad y TÚ PUEDES CURARTE. Hazte cargo de tu situación. Parte de los efectos de la enfermedad es desear intensamente que otros te busquen, te atiendan y te curen. Y ver que no sucede aumenta la depresión. Suelta esta expectativa: es tu problema, tú eres quien lo está pasando mal, y maravillosamente, tú tienes el poder de salir de ahí, con o sin ayuda externa.

¡Comprométete contigo! Este es el paso más importante. Comprometerse significa hacer lo que SABES que hay que hacer, aunque una gran parte de tu ser te indique hacer otra cosa.

¿Cuándo tendrás que recordar tu compromiso? Cada vez que haya ocasión de aplicar los pasos que vienen a continuación.

¿Cómo hacer para vencer la tentación de mandar todo al diablo? Considérate a tí mismo como a un niño que se rebela contra algo que es bueno para él. Por ejemplo, un niño que no quiere ir a la escuela, o no quiere tomar una medicina. Tú, que eres mayor, eres responsable y estás a cargo, en primer lugar le das explicaciones y tratas de convencerlo. Pero si no lo logras, no cedes a su capricho, porque sabes que lo estás llevando a hacer algo que es mejor para él y su futuro.

Aplica eso contigo mismo. No es difícil. Cuando una parte de ti sepa que debe y otra no quiere, aplícate el tratamiento del niño pequeño: “Se hace lo que hay que hacer”, sin más argumentaciones. Punto. Para recordarlo, puedes llamar a esto ‘ponerte en modo robot’.

ESCRIBE …  ESCRIBE …  ESCRIBE …  ESCRIBE …  ESCRIBE …  ESCRIBE …

Los beneficios terapéuticos de la escritura son inmensos.

No importa si lo que escribes tiene sentido o no, solo escribe lo que pase por tu cabeza y sobre todo por tu corazón. Como te salga. Cuando se te ocurra.

No esperes a que estés tranquilo o de mejor ánimo. Hazlo justo cuando peor te sientas y también cuando solo estés incómodo y no sabes qué hacer con tu cuerpo, tu espacio y tu vida.

Hazlo incluso cuando estás en medio del llanto o sumido en la angustia y ansiedad más profundas.

Es buena idea conseguir un cuaderno y reservarlo para estas escrituras.

Escribir permitirá ir destapando las cosas que te hacen sentir ese dolor que solo quienes han sufrido la depresión saben cuán profundo y avasallador es.

Luego lee lo que escribiste. Y si sientes deseos, vuelve a escribir más. Sin cuidar la imagen, sin pensar cómo lucirá, sin cohibirte por vergüenza o rechazo a lo que sale.

Como resultado de este ejercicio es muy probable que hagas descubrimientos GRANDES. Como por ejemplo qué patrones de comportamiento has venido teniendo que propician que te encuentre en la situación en qué estás. O cuáles creencias en tu vida te empoderan y cuáles te destruyen.

LA RESPIRACIÓN ES TU AMIGA

Mucha atención a esto. El cerebro requiere oxígeno para funcionar. La cantidad de oxígeno que llega a tu cerebro, afecta tus procesos mentales. Lo que piensas determina tus sentimientos. Repite esta frace miles de veces, hasta que la asimiles con su asombroso significado. TUS PENSAMIENTOS DETERMINAN TUS SENTIMIENTOS. Convéncete de ello, compruébalo y comprométete a cambiar tus pensamientos como la receta mágica para cambiar tus sentimientos. Poco a poco empezará a funcionar.

Cuando provees abundante oxígeno a tus pulmones, tu estado anímico varía. Así que respira hondo, profundo, con regularidad, tomando conciencia de los pasos: inhalar — ensanchar el abdomen — inhalar otro poquito más después de que ya parecía que había llenado los pulmones — contener el aire por unos momentos — expulsar el aire vaciando a fondo los pulmones.

Cuando la tensión sea mucha, puedes exhalar por la boca con una especie de soplido.

Al inhalar piensa en cómo entra a tu organismo aire puro, oxígeno, vida, átomos de todo tu entorno que te dan energía y te renuevan. Piensa únicamente en ese aire benefactor, con agradecimiento.

Al exhalar siente cómo devuelves al entorno todas esas cosas que ya no te sirven, las que no quieres conservar, para dar espacio a vida limpia y renovada.

Piensa también en que esta respiración es un proceso de dar y devolver, de tomar y de soltar. Así es como la vida se mantiene sana y limpia de ataduras y residuos tóxicos.

Haz estos ejercicios siempre que sientas que la tristeza se acumula y se apropia de tu cuerpo. Cuando sientas que el pánico te invade. Cuando parece que no puedes resistir y te vas a derrumbar.

Si puedes sal al aire libre, a un parque o a un patio. Pero incluso si estás en el trabajo o en la casa, rodeado de personas, ve al baño y haz esos ejercicios por cinco minutos. NO PIENSES EN NADA MÁS MIENTRAS LOS HACES. Recuérdate a tí mismo: me pongo en modo robot y respiro. La respiración es mi amiga.

Trabaja para aceptar esta verdad: TÚ ESTÁS SOLO EN LA VIDA

Tu vida es tuya y de nadie más. Pero eso por sí solo, no es un problema. Lo que lo convierte en un problema es lo que tú piensas sobre eso. Lo que crees sobre eso. Y es algo que puedes modificar.

La soledad se ha convertido socialmente en un estigma pero no está escrito en el universo que estar solo sea inapropiado. Es un hecho: nadie vive tu vida, nadie siente tu alegría, nadie siente tu dolor. Puede que te acompañen, que estén cerca. Pero tus vivencias desde que naciste hasta hoy, sentir tu cuerpo, experimentar todo lo que tu sistema nervioso experimenta, lo que solo tú sabes y sientes, todo lo que pasa por tu mente y por tu cuerpo, lo que dices y lo que callas, todo eso es tuyo: tu ser, tu conciencia, tu vida.

Tu vida es tuya. La vida de los demás, es la vida de los demás.

Tu vida es tu responsabilidad y también tu posibilidad y tu derecho.

La vida de los demás es responsabilidad de ellos, y también la posibilidad y el derecho de ellos.

Deja que otros vivan su vida, la administren, la malgasten, hagan elecciones, cometan errores. Vive TU vida. Y acepta que otros vivan la de ellos. Al ritmo que ellos quieran. Acepta que los demás vivan las consecuencias de lo que elijan.

Acepta que los demás pueden asumir sus consecuencias, y aprender o no aprender de ello.

Respeta profundamente a los demás y a sus derechos y posibilidades. Es la mejor forma de amarlos, si es lo que quieres.

Deja de considerar a los demás inferiores e incapaces. Deje de considerar que tú  puedes o debes vivir la vida por ellos. Deja de ponerte en un papel de salvador de los demás, cuando en realidad no los salvas sino que les quitas la posibilidad de aprender, y crecer y vivir la vida en la forma en que, consciente o inconscientemente, elijan.

Igualmente, deja de esperar que otros vivan la vida por ti. Que hagan las elecciones que te corresponde hacer a tí. Que asuman las consecuencias de tus decisiones. Que te traten como a un niño. Que se hagan cargo de ti. Que te quiten la posibilidad de elegir y  de vivir.

Suelta el miedo a los errores. Son parte de la vida. Y podrás afrontarlos y superarlos y dejarlos pasar y aprender de ellos y olvidarlos. Puede ser más tu temor que las consecuencias reales. Practica.

Busca apoyo. Acepta apoyo

Que estés solo en la vida no significa que ignores a la gente a tu alrededor. Quizá alguien está deseando apoyarte. Acepta la ayuda. Conversa. ESCUCHA. Comparte.

Pero sobre todo, busca ayuda profesional. Un psicólogo (eso sí, sé exigente, no aceptes ayuda de psicólogos que quieren ponerte a vivir la vida según su mapa mental, moral, emocional, cutural!). También considera la posibilidad de ver a un psiquiatra que te resulte profundamente      confiable. Respeta su conocimiento y sigue las guías. Si es el caso acepta la medicina y responsablemente tómala para también responsablemente dejarla cuando corresponda. Es una parte del proceso. No lo es todo. Pero puede salvar tu vida.

Los libros también te pueden dar un soporte inmenso. Busca libros que te apoyen a creer en ti, en tu capacidad, en tus posibilidades, en tu derecho a elegir, en tu poder de hacer lo adecuadamente para ti. Leer libros que te impulsan hacia el sufrimiento, la victimización, la tristeza, la culpa, la impotencia, sería como intentar apagar el fuego con gasolina. Personalmente creo que no es inteligente hacerlo.

Abre tu mente a nuevas ideas y posibilidades. Si todo lo que crees fuese tan perfecto y efectivo no estarías viviendo lo que estás viviendo. Acepta que se requieren cambios y con humildad emprende la búsqueda, convencido de que existen y te traerán bienestar.

La arrogancia y la ceguera pueden estar entre las causas de tu situación actual.

Considera esta idea: no existe UNA FORMA en la cual la vida DEBERÍA SER vivida.

Esta posibilidad puede ser la salida más probable a todos tus problemas

Por todos lados, de mil formas distintas, se nos dice qué debería ser. Lo hacen nuestros padres, la escuela, los medios, la sociedad, la pareja y finalmente, siendo dóciles seguidores, nos lo decimos nosotros mismos.

Pero la verdad es que la vida se puede vivir de millones de formas. Y ninguna es la correcta o incorrecta.

La vida es como un tejido en donde se entrelazan miles de hilos provenientes de miles de orígenes. Tienes la posibilidad de elegir cuáles dejar y cuáles quitar. Puedes elegir el diseño, la forma, la textura, la estructura de ese tejido. Puedes decidir cambiarlo drásticamente en cualquier momento.

Abandonar la idea de que solo hay UNA forma de vivir la vida, que las cosas deberían ser de una sola forma, y que esa es LA FORMA CORRECTA, puede ser lo más liberador que te suceda en toda tu existencia.

Quizá entonces elijas lo mismo que ya has venido eligiendo. Quizá no. Pero el saber que hay miles de puertas y que tú eliges voluntaria, consciente, libre y responsablementem hará que tu vida toda se transforme profundamente en algo increíblemente distinto a la vida inmensamente disminuída y opaca prescrita por la sociedad, la cultura, la costumbre o lo que sea.

Acostúmbrate a VER las opciones. A CREER que existen y que si no las ves es porque no has mirado suficiente. Aprende a jugar a descubrir opciones. Algunas podrán ser locas, otras difíciles, algunas retantes, otras tentadoras. Aprende a descubrir que no te TOCA elegir una u otra. Sino que ejerces tu poder deliberador y ESCOJES.

Aprende a verte como forjador de tu propia vida. El juego se irá convirtiendo en PODER y el poder en CONFIANZA y la confianza en ALEGRÍA y todo revierte y enriquece las experiencias que se suceden luego.

Elije hacerlo. Ponte en ‘modo robot’.

Y sobre todo, ten paciencia contigo. Trátate como quisieras que te tratara alguien que te amara incondicionalmente.

Practica y practica. Sin detenerte. Pronto verás resurgir de tus cenizas una nueva versión de tí mismo, fortalecida, equilibrada, sana, en aceptación, delicada y fuerte al mismo tiempo.

Un versión de tí mismo que amarás. Y entonces amarás también la vida porque sí, porque la tienes, porque ya no te la quieres perder.

Disfruta el camino. Vale la pena.

Posteado por: importanciadevivir | septiembre 30, 2012

Del RESPETO con mayúsculas

Un tema sobre el que quizá parezca fácil tener consenso es el respeto. Bueno, en teoría.

A todos nos gusta el respeto. Nos gusta que nos respeten. Esperamos que suceda en todo momento y lugar.  Y la mayoría decimos que es nuestro propósito y que en efecto también respetamos a los demás.

Algunos ‘atrevidos’, en algunos casos por retar en otros por auto-conocimiento y honestidad, reconocen que no respetan siempre y a todos. Y de estos, algunos dicen que no quieren respetar a quien no tiene sus mismos principios y objetivos, es decir, a quien en su opinión no merece su respeto.

Muchos son defensores del derecho al respeto.

Pero no respetan.

Creen que está bien respetar a los que piensan igual que él, pero no a los demás.

Creen que el respeto se debe ganar.

Creen que el respeto hay que merecerlo.

Creen que el respeto funcioa dándolo condicionadamente.

En esto están a la par con los que ven en el otro extremo de la escala de valores. Son idénticos.

Aquí hablamos de RESPETO como “Miramiento, consideración, deferencia.”, “consideración de que alguien o incluso algo tiene un valor por sí mismo”. Esto es, EL RESPETO NO ES CONDICIONADO.

A muchos se les abrirán los ojos con admiración. ¿Respetar al honesto igual que al deshonesto? ¿Al humanista igual que al asesino, violador, masacrador, déspota, delincuente, maltratador? ¿Respetar al que respeta igual que al que no respeta?

SÍ!!! Sí sí sí sí. De eso ese trata RESPETAR.

Si te arriesgas a hacer un auto examen, descubrirás en una sola semana, cientos de ocasiones en las que tú no respetas.

Muchas veces, quizá la mayoría, ejerces auto-control sobre tí mismo y no pasa nada. Evalúas con tus patrones, juzgas y dictas sentencia contra alguien. Aunque no digas ni hagas nada, por buenos modales, por conveniencia, por pereza, por prudencia.

Pero en tu interior descubrirás que no respetas profundamente a las personas, a otros seres vivos e incluso a cosas como espacios, escenarios, entornos.

Respetar no se si está en los genes o no. Pero creo que es lo podemos convertir en cuestión de inteligencia.

Aprender a respetar le conviene al mundo. Le conviene a las personas. Le conviene a la civilización. Le conviene a los SERES. Le conviene a la vida.

La invitación es a APOSTARLE INCONDICIONALMENTE AL RESPETO INCONDICIONAL.

La invitación es a SER COHERENTES en lo que tiene que ver con el RESPETO.

El primer paso, es elaborar el concepto. Masajearlo. Entenderlo.

Ayuda jugar a descubrir dónde otros no respetan. Y mirar de nuevo, honesta y constantemente para adentro. Donde YO no respeto.

Jugar a ratos, períodos cada vez más largos, a VIVIRLO. Profundamente. Honestamente. Íntimamente. Plenamente. Incondicionalmente.

Y si hacerlo genera algo que creas que vale la pena compartir, compartilo, con quien sea, donde sea, como sea. Principalmente con tu ejemplo. Que no te de miedo que en tu descripción se diga “¡es alguien profundamente respetuoso!”.

Respeto tu decisión.

Posteado por: importanciadevivir | julio 26, 2012

Testimonio: El recuento de lo vivido durante este año 2012

El recuento de lo vivido durante este año 2012

Por: Lore SMF

Para el común de las personas podrán decirme que ya basta con lo que he vivido, que si ya me urge una ida a Catemaco, que si soy fuerte para enfrentar todo lo que me ha pasado y así un mil de cosas, lo cierto es que durante estos casi 7 meses del 2012 afirmo estar viviendo una experiencia formidable, si los mayas le llamaron el tiempo del no tiempo vaya que acercase al 22 de diciembre del 2012 es un viaje maravilloso porque al estar cruzando por la tempestad de esperanza que ha traído el panorama se vuelve más palpable.

Empezó todo con un nuevo evento a finales de enero que hizo que mi vida se desplomara por completo, tuve síntomas desde principios de diciembre pero fuimos ajustando las dosis de medicamentos hasta que el 20 de enero la vida me freno por completo al grado de no presentarme a trabajar por un lapso de 3 meses, vaya que si fue un gran alto; solo fui responsable de ir y llevar a mi hijo a la escuela cuando todo lo permitía, que tal si no hubiera estado protegida por mis medicinas? Ups! La caída hubiera sido absoluta.

Vaya que caí profundamente a ese cuestionamiento interno al que tememos los seres humanos hacer, me perdí en el al grado que hacia el mundo material me exprese sin interés, sin asearme por más de 5 días, solo observando el amor que nos damos unos a otros, el fluir de la vida de cada uno y como nos entrelazamos todos, el gran juego de la vida en la que estamos inmersos y que si no hacemos un despertar de conciencia seguimos viviendo como si solamente fuera un día mas no importa ya el clima ni la violencia ni el dolor físico o emocional que llevemos, simplemente es un día tras día.

De nuevo reconozco tener un arcángel de la guarda ya que la empresa en la cual laboro ha comprendido este “hold” en mi viaje por esta Tierra y fue entonces que en mayo regrese a retomar las riendas incorporándome al 100 por cierto a todas mis labores tanto profesionales como sociales. Uf! Fue difícil después de tanto tiempo de estar fuera de esa rutina, de solo estar en un estado contemplativo. Poco a poco lo logré y entonces fue que Dios decidió que era momento de otra prueba: La gran prueba de la salud física.

El 26 de mayo fui a Urgencias debido a una taquicardia aún sin explicación pero con sintomatología de que un cuadro de hipomanía podría detonarse así que por primera vez mi psiquiatra decidió que era momento de descansar para estabilizarme previo a que se detonara por lo que fui internada una semana en la Comunidad Terapéutica Las Margaritas, que gran experiencia! Hoy aún no puedo expresárselos en palabras todo lo que trabaje emocional y espiritualmente ahí, todo lo que sané, la piel ya se me puso chinita porque es algo que ha dado un giro a mi sueño, se acuerdan? De lograr mi Fundación de Trastorno Bipolar, ya lo redactaré en otro momento.

Después de salir no paso una semana cuando choqué en un poste por quedarme dormida ya que la presión arterial se me bajo mucho debido a una de las medicinas, no fue algo grave porque venía sola y no involucre a terceros; sin embargo fue un evento por el cual tomamos la decisión de extender el internamiento en Las Margaritas 3 semanas más!! Y ahí estuve para estabilizarme, para lograr nivelarme…. Lo logre! Permanecí ahí ese tiempo sin embargo una enfermedad física empezó a avanzar muy rápido llevándome de regreso al hospital el 29 de junio presentando una Celulitis Bilateral de Miembros Pélvicos por lo que fui internada 3 días dándome antibióticos, analgésicos y desinflamatorios así como hacerme una serie de estudios para lograr identificar la causa. Aún no la sabemos, he regresado 3 veces más por el mismo padecimiento, bueno intensificado porque me caí el 6 de julio, no me detectan el trauma y resulta que el viernes pasado me sale un esguince del tobillo derecho, el martes el del tobillo izquierdo con lo cual la inflamación aumenta así como las molestias… Mafalda sabiamente dice: Paren el mundo me quiero bajar!!! Pero como no es opción acá estoy en este barco para seguir navegando a favor o en contra de la corriente.

Estoy en tratamiento físico para lograr erradicar la celulitis y quedar bien de los esguinces, así mismo sigo mi tratamiento para la bipolaridad ahorita encontrándome en un grado moderado de hipomanía es por eso que les estoy escribiendo esto a las 2 am de hoy lunes 22 de julio del 2012.

Hasta este momento qué he aprendido…. Que la fortaleza espiritual es el roble que nos puede mantener arriba a pesar de la enfermedad mental o física por lo que debemos trabajar en ella. La salud es la primera prioridad en nuestras vidas ya que todo lo demás llega por añadidura pero saben, sobre todos los tipos de Salud a mi forma de ver la vida, tenemos que empezar por la espiritual, por nuestro cuerpo sutil ya que todo lo demás se refleja desde ahí. Aunque pensemos que hasta que el cuerpo físico nos duele es que algo está mal, esto no es cierto ya que hay algo más profundo entonces para que haya llegado a reflejarse hasta allá.

Posteado por: importanciadevivir | julio 1, 2012

¿Por qué dejar de comer carne? ¿Es una moda?

Es algo que cada día ocurre más. Se podría llamar una moda, excepto que no se hace por lucir bien o por imitar a alguien.

La invitación es a documentarse, informarse, y actual como un ser racional.

Aquí algunos apoyos para llegar a una decisión, o al menos, para comprender por qué se considera un tema fundamental desde varios puntos de vista: salud, ecología, humanidad, consciencia.

http://www.tu.tv/videos/paredes-de-cristal_1

“-Las principales fuentes de contaminación provienen de desechos de los animales, antibióticos y hormonas, productos químicos usados en las curtiembres, fertilizantes y plaguicidas usados en los cultivos forrajeros y sedimentos de pastizales erosionados. FAO, 2006

-La ganadería es probablemente la mayor fuente de contaminación del agua y contribuye a la eutrofización, a las zonas “muertas” en áreas …costeras, a la degradación de los arrecifes de coral, a la aparición de problemas de salud en los seres humanos, a la resistencia a los antibióticos y a muchos otros problemas.

-La ganadería es responsable de entre 70 y 90% de la deforestación en el Amazonas (principal pulmón del mundo), ya que ‘desmonta’ el bosque y selva tropical para que los animales pasten y para producir forrajes que los alimenten. Esto ha ocurrido también en selvas y bosques de todo el continente americano. FAO, 2006.

-Un estudio hecho en 2009 por el consejo del medio ambiente del Banco Mundial concluye que “La ganadería industrial emite un 51% de los gases de efecto invernadero responsables del calentamiento global y el cambio climático”.

-La ganadería también es responsable de casi las dos teceras partes (64%) de las emisiones antropógenas de amonio, las cuales contribuyen significativamente a la lluvia ácida y a la acidificación de los ecosistemas.

-En total, a la producción ganadera se destina el 70 por ciento de la superficie agrícola y el 30 por ciento de la superficie terrestre del planeta. FAO, 2006.

La ganadería industrial como causa principal del cambio climático y el calentamiento global – Los animales y sus desechos emiten gases que inciden en el cambio climático, como metano, CO2, amoniaco y óxido nitroso. FAO, 2006.

– Un coche produce en promedio 3 kgs. de CO2 por día . Desmontar el bosque para producir UNA hamburguesa produce unos 36kg. de CO2. FAO, 2006.

– Un kilo de carne requiere de 7 kilos de cereal para su producción.

– De los 6.8 mil millones de seres humanos, casi mil millones están desnutridos. Alimentar a los animales para obtener carne, leche y huevos con la mitad de la producción mundial de granos en lugar de alimentar directamente a los seres humanos es derrochar recursos naturales como gas, agua y suelo.

– Para satisfacer las necesidades diarias de nutrición de una población en rápido crecimiento, es vital que todos los países reduzcan drásticamente su dependencia de los productos de origen animal y cambien a una dieta basada en vegetales.

Y UNA DE LAS COSAS MAS LAMENTABLES ES QUE CADA 5 SEGUNDOS MUERE UN NIÑO MENOR DE 10 AÑOS POR HAMBRE O POR COMPLICACIONES DERIVADAS DE ALGUN TIPO DE DESNUTRICIÓN. (EN EL MUNDO).”

Lo que ayudó a la evolución humana fueron LAS PROTEÍNAS, no la carne. Así que no te aferres a una idea errada, usa tu capacidad de discernimiento.

– Que los ancestros indígenas hayan cazado y comido carne no significa un aval eterno para comer carne. Significa que sucedió y funciónó … en ese momento. Con una población de miles de millones de humanos y un ambiente frágil, la industria no es viable, NI NECESARIA!

Posteado por: importanciadevivir | junio 24, 2012

Ideas que están creando la sociedad que tendremos

Como individuos y como sociedad, somos producto de algo así como 40 millones de evolución.

Antes no había nada de nada de lo que nos preocupa en la sociedad: economía, desempleo, remuneración, política, gobierno, globalización, calentamiento global, corrupción, pobreza, depresión, angustia, adicciones. TODO eso lo hemos creado de manera consciente, inconsiente o por azar.

Nos convendría concientizarnos de que la sociedad que exista – dentro de 20 o de 2000 años – será producto de lo que empecemos a constuir HOY, así usemos para ello insumos creados en los últimos 40 millones de años de nuestra especie o los 13 millardos de años del universo (sea lo que sea que ello signifique).

Podemos imaginar la civilización que querramos. Podemos.

Podemos crear el mundo que soñemos. Podemos.

Podemos soltar la depresiva y estancadora la idea de que el mundo, la vida y la sociedad SON como los conocemos y no pueden ser de otra manera. Podemos.

Todo se puede transformar. De manera consciente, inconsciente o al azar.

Es más TODO se va a transformar. O mejor dicho se transforma. Ya, hoy, ahora. Aunque a veces no lo alcancemos a notar.

Saberlo ayudará a crear el futuro responsablemente. Con esperanza. Con alegría. CON CONCIENCIA.

Hay personas que ya hoy están trabajando en eso. Siempre ha habido seres que lo han hecho. Tomar lo que quieren, desechar lo que se les antoja. Imaginar cómo funcionaría mejor para más o perfecto para todos.

Que ¿CÓMO se hará? Eso viene después. Si nunca lo imaginamos, el cómo no llegará. Él es una consecuencia. Inevitablemente la encontraremos o la crearemos.

Estos son algunos ejemplos, que para algunos de nosotros pueden ser inspiración:

Revisemos el destino de la vida humana: discurso del presidente de Uruguay en la conferencia Rio+20.

Remuneración de existencia: reconocer un ingreso a cada ser humano solo por ser. No por lo que trabaje o lo que produzca. Diversas personas lo han propuesto en diferentes momentos y escenarios. Este artículo gira altededor de esta propuesta, que algunos ya han convertido en realidad.

 

Si no nos gusta la idea … descartalémosla!. No nos enredemos en dedicarle energía a demeritar el riesgo que otros tomaron. Dediquémosle la energía, la inteligencia y la capacidad que tenemos a imaginar el mundo que SÍ queremos tener. Es más divertido y provechoso.

A tí, ¿qué idea loca se te ocurre?

Posteado por: importanciadevivir | junio 24, 2012

Discurso de José Mujica, Presidente del Uruguay, en la Cumbre Río+20

Discurso de José Mujica, Presidente del Uruguay, en la Cumbre Río+20[i]

Río de Janeiro, Brasil, Jueves 21 de Junio de 2012

Autoridades presentes de todas las latitudes y organismos, muchas gracias. Muchas gracias, nuestro agradecimiento al pueblo del Brasil y a su señora presidenta. Y muchas gracias a la buena fe que seguramente han manifestado todos los oradores que me precedieron.

Expresamos la íntima voluntad, como gobernantes, de acompañar todos los acuerdos que esta, nuestra pobre humanidad, pueda suscribir.

Sin embargo, permítasenos hacernos algunas preguntas en voz alta.

Toda la tarde se ha estado hablando del desarrollo sustentable y de sacar a inmensas masas de la pobreza.

¿Qué es lo que aletea en nuestras cabezas?

¿El modelo de desarrollo y de consumo, es el actual de las sociedades ricas? Me hago esta pregunta: ¿qué le pasaría a este planeta si los hindúes tuvieran la misma proporción de autos por familia que tienen los alemanes? ¿Cuánto oxígeno nos quedaría para poder respirar?

Más claro: ¿el mundo tiene los elementos hoy, materiales, como para hacer  posible que 7 mil, 8 mil millones de personas puedan tener el mismo grado de consumo y de despilfarro que tienen las  más opulentas sociedades occidentales?

¿Será posible, o tendremos que darnos algún día otro tipo de discusión? Porque hemos creado una civilización en la que estamos, hija del mercado, hija de la competencia, que ha deparado un progreso material portentoso y explosivo, pero lo que fue economía de mercado ha creado sociedades de mercado y nos ha deparado esta globalización – que significa mirar por todo el planeta – y ¿estamos gobernando la globalización o la globalización nos gobierna a nosotros?

¿Es posible hablar de solidaridad y de que estamos todos juntos en una economía que está basada en la competencia despiadada?

¿Hasta dónde llega nuestra fraternidad?

Nada de esto lo digo para negar la importancia de este evento. No. Es por el contrario. El desafío que tenemos por delante es de una magnitud, de carácter colosal, y la gran crisis no es ecológica, ¡es política!

El hombre no gobierna hoy las fuerzas que ha desatado, sino que las fuerzas que ha desatado lo gobiernan al hombre. Y la vida.

Porque no venimos al planeta para desarrollarnos en términos generales. Venimos a la vida intentando ser felices. Porque la vida es corta y se nos va. Y ningún bien vale como la vida. Y esto es elemental, pero si la vida se me va a escapar trabajando y trabajando para consumir un plus, y la sociedad de consumo es el motor, porque en definitiva si se paraliza el consumo o si se detiene, se detiene la economía, y si se detiene la economía es el fantasma del estancamiento para cada uno de nosotros.

Pero ese hiperconsumo a su vez es el que está agrediendo al planeta, y tiene que generar ese hiperconsumo cosas que duren poco porque hay que vender mucho. Y una lamparita eléctrica no puede durar más de mil horas prendida. Pero hay lamparitas eléctricas que pueden durar cien mil, doscientas mil horas, pero esas no se pueden hacer porque el problema es el mercado, porque tenemos trabajar y que tenemos que tener una civilización de use y tire, y estamos en un círculo vicioso.

¡Estos son problemas de carácter político! que nos están diciendo la necesidad de empezar a luchar por otra cultura. No se trata de plantearnos volver al hombre de las cavernas, ni tener un monumento del atraso. Es que no podemos indefinidamente continuar gobernados por el mercado, sino que tenemos que gobernar al mercado.

Por eso digo que el problema es de carácter político. En mi humilde manera de pensar. Porque los viejos pensadores definían – Epicuro, Séneca, los Aimara – “pobre no es el que tiene poco, sino verdaderamente pobre es el que necesita infinitamente mucho y desea y desea y desea más y más“. ¡Esta es una clave de carácter cultural!

Entonces, voy a saludar el esfuerzo y los acuerdos que se hacen. Y los voy a acompañar como gobernante, porque sé que algunas cosas de las que estoy diciendo rechinan.

Pero tenemos que darnos cuenta.

Que la crisis del agua, que la crisis de la agresión al medio ambiente, no es una causa.

La causa es el modelo de civilización que hemos montado, y lo que tenemos que revisar es nuestra forma de vivir.

¿Por qué? Pertenezco a un pequeño país muy bien dotado de recursos naturales para vivir. En mi país hay tres millones de habitantes, un poco más, tres millones doscientos. Pero hay unos trece millones de vacas de las mejores del mundo. Unos ocho o diez millones de ovejas estupendas. Mi país es exportador de comida, de lácteos, de carne. Es una penillanura[ii]. Casi el 90% de su territorio es aprovechable.

Mis compañeros trabajadores lucharon mucho por las ocho horas de trabajo y ahora están consiguiendo seis horas. Pero el que consigue seis hora se consigue otro trabajo, por tanto trabaja más que antes. ¿Por qué? Porque tiene que pagar una cantidad de cuotas: la motito que compró, el autito que compró. Y pague cuotas y pague cuotas. Y cuando quiere acordar es un viejo reumático como yo y se le fue la vida.

Y uno se hace esta pregunta: ¿ese es el destino de la vida humana?

Estas cosas son muy elementales. El desarrollo no puede ser en contra de la felicidad. Tiene que ser a favor de la felicidad humana, del amor, arriba de la tierra, de las relaciones humanas, de cuidar a los hijos, de tener amigos, de tener lo elemental!

Precisamente, porque eso es el tesoro más importante que tiene. Cuando luchamos por el medio ambiente, el primer elemento del medio ambiente se llama la felicidad humana.

Gracias.

Transcrito de http://www.biobiochile.cl/2012/06/21/brutal-honestidad-de-presidente-de-uruguay-sorprende-en-discurso-de-cumbre-rio20.shtml

Los subrayados y resaltados son del transcriptor.


[i] La Conferencia de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas o Conferencia de Desarrollo Sustentable de Naciones Unidas, también conocida como Río 2012 o Río+20, es un encuentro internacional organizado por el Departamento de Economía y Asuntos Sociales de Naciones Unidas que se celebró del 20 al 22 de junio de 2012 en Río de Janeiro, Brasil, coincidiendo con el 20.º aniversario de la Cumbre de la Tierra de Río de Janeiro de 1992.

[ii] La penillanura (del latín parene = casi, y llanura) designa una amplia llanura casi uniforme, con ligeras desnivelaciones producto de una prolongada erosión y de la coalescencia de cuencas hidrográficas.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) reporta que aproximadamente una tercera parte de la comida producida en todo el mundo para consumo humano, es desechada. En los Estados Unidos, aproximadamente 40% de la comida que se puede consumir es botada a la basura tanto en lugares de venta de comida como en los hogares. En el Reino Unido, 8.3 millones de toneladas de comida son desechados cada año en los hogares. Para lograr que en el mundo sea alimentariamente seguro [Nota del traductor: seguridad alimentaria = que haya disponibilidad y acceso a la comida para todas y cada una de las personas], los consumidores deben hacer mejor uso de la comida que se produce, gastando menos.

Hoy, Nourishng the Planet [Nota del traductor: Nutriendo al Planeta] presenta 5 formas en las que los consumidores pueden ayudar a evitar el desperdicio de comida.

1. Composta. El desperdicio de comida, además de contribuir a la inseguridad alimentaria, es dañino para el ambiente. La comida descompuesta que termina en los basureros libera metano, un potente gas de invernadero que es el principal contribuidor al cambio climático global y puede afectar negativamente a los cultivos.

Composta en acción: en Denver contrató a una empresa local de reciclamiento orgánico para recolectar los desperdicios de la gente y convertirla en composta para los agricultores locales. De manera similar, un nuevo programa piloto en Nueva York permite a los empleadores donar sobras de comida a una compañía de composta que la da a agricultores locales.

2. Donar a bancos de alimentos. Donar la comida que no va a comer es una excelente forma de ahorrar comida al mismo tiempo que ayudan a quienes la necesitan en su comunidad.

Bancos de comida en acción: En Atlanta, Georgia, el banco de comida Atlanta Community se apoya en donaciones de comida para proveer cada año 20 millones de libras de comida a los pobres. En Tennesse, el banco de comida Second Harvest trabaja en reducir el desperdicio producido por latas dañadas probándolas para asegurar que no tienen huecos que puedan echar a perder la comida. Para más información sobre cómo puede donar comida que de otra manera se desperdiciaría, visite Feeding America, una red de bancos de comida.

3. Mejor almacenamiento en casa. La comida frecuentemente se echa a perder porque no está adecuadamente almacenada, lo cual conduce a que se mohosee, se pudra o se queme por congelación. Almacenando la comida de forma adecuada, los consumidores pueden disminuir la cantidad de comida que desperdician.

Mejor almacenamiento en acción: el Centro Nacional para la Preservación de la Comida en el Hogar (NCHFP) es un gran recurso para que los consumidores aprendan diversas técnicas para aumentar la vida de los alimentos en la alacena. Por ejemplo, ellos recomiendan escaldar los vegetales, hervirlos brevemente en agua, y luego congelarlos. También hacen énfasis en poner frutas y vegetales en frascos para protegerlos de las bacterias.

4. Comprar menos comida. Con frecuencia la gente compra más comida de la que necesita lo cual hace que el exceso se desperdicie. Reducir el desperdicio de comida requiere que el consumidor asuma responsabilidad por su consumo de comida. En lugar de comprar más comida, los consumidores debería comprar comida más responsablemente.

Comprando menos comida en acción: hacer una lista de compras y planeando las comidas antes le puede ayudar a comprar la cantidad de comida necesaria, de manera que no desperdicie. Hay servicios que ayudan a los consumidores a comprar responsablemente. MealMixer y e-mealz ayudan a los consumidores a hacer una lista de compras semanal que cubra la cantidad exacta de comida que a necesitan comprar. Consumir las sobras es otra gran forma de reducir la comida que hay que comprar. En leftover.com los clientes pueden buscar recetas basados en las sobras que tienen. De manera similar, Amo la Comida Odio el Desperdicio ofrece a los entusiastas de la cocina recetas para sus sobras.

5. Compra en tiendas de comestibles responsables. Los consumidores deben asegurarse de que compran en lugares que practican disposición responsable de desperdicios. Muchas tiendas de comestibles vacilan en donar comida a bancos de alimentos porque les preocupan las responsabilidades que les pueda acarrear si alguien enferma a causa de ella. Pero los consumidores pueden animar a las cadenas de almacenes de comida a reducir el desperdicio apoyando a los bancos de comida de forma responsable.

Compra en tiendas de comestibles responsables en acción: las cadenas de tiendas de comida Safeway y Vons donan comida a Feeding America. Además Albertosons inició un programa de recuperación de alimentos perecederos que dona carne y productos lácteos a bancos de comida. El programa Fresh Rescue en asocio con varios supermercados de nivel nacional, también ha ayudado a bancos de comida recogiendo fondos en 37 estados.

¿Usted conoce otras formas simples en las que los consumidores pueden ayudar a reducir el desperdicio de comida? Compártala en los comentarios.

Artículo traducido de Five Simple Things Consumers Can Do to Prevent Food Waste.

Posteado por: importanciadevivir | diciembre 5, 2011

Sin ton ni son

5 Dic, 2011

Estoy tranquila. Vivo feliz. Vivo sola y me siento muy a gusto. Por primera vez en mi vida me siento apropiada de mi espacio y de mi tiempo, sin restricciones (que fundamentalmente fuí yo misma quien me las impuse siempre).

Estoy aprendiendo a disfrutar ESTANDO, no solamente HACIENDO como hasta ahora ha sido mi manera de vivir.

Disfuto inmensamente el jardín, la conexión con la naturaleza, el sol, la lluvia, las aves, los sonidos, las formas y colores y transformaciones de las plantas, la luz y sus matices.

Lo he venido haciendo paso a paso. Aún me cuesta trabajo alinear lo que me gusta con lo que elijo hacer en cada momento. Pero voy cerrando la brecha poco a poco. Me tengo paciencia. No voy a cometer de nuevo el error de convertir esto en una obligación, en un TENGO QUE que me inomoviliza y le quita placer a los momentos y a las cosas.

La clave es: APROPIADA de mi espacio y de mi tiempo. Lo que ha de ser de ellos y en ellos, depende de mí. Yo elijo. Yo asumo responsabilidad. Yo me alineo con mis elecciones y con  mis resultados.

Posteado por: importanciadevivir | agosto 15, 2011

¿Será que se puede?

Colombiano, como algunos de nosotros

Nacido en Bucaramanga, como algunos de nosotros

Criado en Bucaramanga, como algunos de nosotros

Proveniente de un hogar humilde, como algunos de nosotros

Ingeniero, como algunos de nosotros

De la UIS, como algunos de nosotros

Pasado de los 40, como algunos de nosotros

¿Será que se puede?

Lo único necesario es CREER que se puede. Los que ya estamos un poquito mayores crecimos creyendo firmemente que unas cosas se pueden y
otras no. Y nuestra vida casi literalmente es demostración de lo que creemos que se puede.

No se trata de creer o desear o hacer lo mismo que este hombre … se trata de aprender a DUDAR de los topes, los techos que socialmente, histórica y culturalmente nos transmiten … bueno, hasta cuando DESCUBRIMOS que se puede elegir en qué creer. Cuando encontramos  que hay gente ‘loca’ atrevida que piensa cosas ‘extravagantes’ y LAS HACE!!!! Y no tienen que esperar 100 años para ver resultados … entonces somos conscientes de que elegimos cada creencia que como marioneta nos mueve día a día, minuto a minuto. Porque todos queremos ser coherentes con nuestras creencias, no queremos ser “locos”. Creemos y por tanto, actuamos en concordancia.

Si acaso sucediera que nos parece un poco difícil creer cualquier cosa como posible, o nos da miedito, o pereza … al menos … POR FAVOR!!! Los que están en contacto con personas jóvenes: sus hermanos, sus hijos, sus nietos, sus sobrinos, sus vecinos, sus alumnos … o sea¡ TODOS! por favor, por favor, por favor … ¡¡¡NO LES CORTEN LAS ALAS!!!! No les de miedo que de pronto vayan a desear algo peligroso y se boten por una ventana pensando que pueden volar … esas son historias para mantenernos como al poderoso elefante de circo, atado a la tierra con una cuerdita que fácilmente podría derribar … pero no lo hace porque está amaestrado.

CONFIEMOS en nuestra capacidad de generar cosas BUENAS.

Podemos ser responsables con los que vienen después. ¿Te acuerdas de algún día en que tuviste mucha mucha mucha sed? ¿O hambre? ¿O frío? Siempre había cerca, a unos minutos u horas, o a 100 metros de distancia cuando mucho, una solución. Imagina cuando verdaderamente no la haya. Imagina a tu hijo, nieto, sobrino, a quien que sea … en pánico, en dolor, en extraordinario sufrimiento viendo a sus hermanos e hijos morir de hambre, desnutrición, enfermedad.

¿TERRORISMO? En el mundo hay comida abundante para que TODOS comiéramos. Ya. Hoy. Ahora. Pero HOY MISMO, EN UN SOLO DÍA, MUEREN MÁS DE 15.000 (quince mil) NIÑOS POR FÍSICA HAMBRE. No te quedes en el número, imagina seres humanos, niños inocentes, uno tras otro muriendo en un solo día.

En el mundo hay suficiente para reorganizar todo lo que no funciona y hacer que la pobreza y el hambre y el dolor y el sufrimiento quedaran relegadas a un museo en menos de 20 años … CRÉELO o si no, INVESTIGA, BUSCA, PREGUNTA por favor!

¿Qué eso solo sucede por allá en África? ¡ATERRIZA! Ya no hay por allá y por acá. El cuento de la aldea global no es cuento. TODO CONTRIBUYE, cada vez más evidentemente. Todas las catástrofes están interrelacionadas.

Bueno, también hay buenas noticias: hay soluciones. Muchas. Hay formas. Varias. Relativamente rápidas. Y si todo está interrelacionado entonces también todas las soluciones contribuyen. Desde distintos ángulos, en distinta medida. Y cada vez todo se logra en menos tiempo. En
cuestión de 10 años el planeta puede ser otro. Créelo. Hay medios de contribuir. Todos los que nos queramos inventar. No tenemos que elegir y convertir en religión tu forma o mi forma y pelearnos por cuál será ‘la forma correcta’ . ¡Eso es excelente!

Así que sonríe y lee esto http://www.eltiempo.com/vida-de-hoy/ciencia/conozca-al-colombiano-que-esta-haciendo-historia-en-la-ciencia-mundial_10155548-4

Y si te parece que en algo puedes contribuir para que otras personas reflexionen, compárte este enlace.

Posteado por: importanciadevivir | agosto 13, 2011

Del hambre en el mundo

Testimonio de Jean Ziegler, Relator de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU sobre el Derecho a la Alimentación, en un reportaje de Vicente Romero divulgado en el programa Informe Semanal de Televisión Española. [Ver video]

“La tragedia que se está gestando ahora mismo en Somalia, en Kenia, en Etiopía Oriental, no es sino la imagen de la matanza cotidiana que atenaza a millones de seres humanos por todo el mundo. En Asia, en America Latina, en África, en el Caribe y en otros lugares del mundo.

Cada día 100.000 personas mueren de hambre o por sus consecuencias inmediatas.

Cada 5 segundos, el pasado año, murió de hambre un niño de menos de 10 años.

Y 856 millones de personas, 1 de cada 6 habitantes del planeta, viven grave y permanentemente desnutridas.

Sin embargo el propio informe mundial sobre alimentos de la FAO, que nos facilita esas cifras sin que nadie las cuestione, asegura que la agricultura mundial con el actual desarrollo de su fuerza de producción, podría alimentar sin problemas, es decir, con 2.700 calorías por día y adulto, a 12.000 millones de seres humanos, es decir, prácticamente el doble de la humanidad.

En otras palabras, no hay fatalidad alguna. Un niño que muere de hambre es asesinado.

El orden del mundo, tal como está en la actualidad, no solo es mortífero, sino también absurdo, ya que mata sin necesidad.

En Níger, el 25%, una cuarta parte de los niños menores de 5 años, está grave y permanentemente desnutridos. Miles y miles de niños nigerinos mueren. Nadie puede decir que no lo sepa gracias a la televisón y a la prensa. El mundo está unificado en la información.

Pero al mismo tiempo existen ideologías mentirosas pero muy poderosas, como por ejemplo, el neoliberalismo. Hoy en día el neoliberalismo supone la legitimación del gran capital financiero internacional. Y desgraciadamente, de muchos gobiernos poderosos del mundo. El neoliberaismo pretende que la economía funciona según unas leyes naturales. Hay una mano invisible que es el mercado mundial. No se puede hacer nada en contra de esa mano invisible. Y se afirma que las leyes de la economía son leyes como las de la astronomía. Leyes naturales que no se pueden cambiar. Según eso, hay pueblos enteros que no son productivos, que quedan excluídos de la historia y mueren.

¿Cómo se establece el precio de los alimentos en el mundo? Lo fija el Commodities Stock Exchange de Chicago, la bolsa de la materias primas agrícolas de Chicago, conforme a las técnicas bursátiles, según los criterios del capitalismo financiero de la bolsa, con contratos a término, con especulaciones, etc. Hay 7 grandes bancos que prácticamente dominan el comercio mundial del trigo, de los cereales, del arroz, de los alimentos del mundo.

Pero lo repito: 37 países dependen todos los años de compras suplementarias en los mercados mundiales para alimentar a su población entre el fin de las existencias de la cosecha anterior y la llegada de la nueva cosecha.

La gente muere de hambre por culpa de las cotizaciones bursátiles, y por eso los precios de la alimentación deberían negociarse contractualmente entre los estados.

Es indispensable romper el sistema de la bolsa. La bolsa no puede fijar el precio de los alimentos. Los alimentos no son una mercancía como cualquier otra. Un saco de arroz no es una mercancía como un coche, como un mueble, como cualquier otro bien producido por los hombres, ya que los alimentos garantizan la supervivencia de los seres humanos.

En el pasado año, las 500 sociedades transcontinentales privadas más importantes del mundo, controlaron el 54% del producto mundial bruto. Es decir, de todas las riquezas, capitales, mercancías, servicios, patentes, etc. producidas en el mundo durante el año. Eso supone una re feudalización del planeta. Un monopolio sobre las inmensas riquezas que existen en este planeta. Porque hay que seguir repitiéndolo: el año pasado 36 millones de personas murieron de hambre o debido a sus consecuencias inmediatas EN UN PLANETA QUE REBOZA DE RIQUEZAS.

Ello a causa de la monopolización extrema de esas riquezas por parte de sociedades privadas multinacionales que tienen como única estretegia el máximo beneficio. Que no tienen ninguna estretegia de responsabilidad social, de redistribución. Porque ese no es su problema. Y son mucho más poderosas que la mayoría de los estados. Estos nuevos señores feudales son los primeros responsables de la destrucción masiva de millones y millones de seres humanos por culpa del hambre, de la desnutrición, del agua contaminada y de las epidemias.

En un mundo en que sobra la riqueza, en el que un capital financiero increíblemente poderoso realiza maravillas como los rascacielos o el viaje a la luna, tendríamos que disponer de los medios financieros para poder irrigar riqueza.

Bajo el suelo de Níger, bajo los países del Sáhel y del Sahara, se encuentra el mayor mar de agua dulce del mundo, y a no demasiada profundidad. Así el Banco Mundial, voy a dar un único ejemplo, el Banco Mundial tiene desde hace 12 años un proyecto para irrigar 430.000 hectáreas en Níger, que es un país inmenso de más de un milllón de kilómetros cuadrados. Y si esas 430.000 hectáreas estuvieran irrigadas, lo cual es técnicamente posible, todo el pueblo nigerino quedaría protegido. Los 10 millones de nigerinos quedarían protegidos para siempre de las catástrofes de la sequía.

Sin embargo, no se dispone del dinero. Ell gobierno de Níger no encuentra la inversión necesaria. Los 52 millones de dólares que costaría ese sistema de irrigación. Por tanto, la muerte de los niños nigerinos está programada.

La ayuda ya ha llegado. La ayuda llega a Somalia. La ayuda llega a Kenia. La ayuda llega ahora a Etiopía. Al Ogadén en el oriente, al este de Etiopía. Demasiado tarde, de forma insuficiente. Los mecanismos de distribución no están preparados, porque hay mermas previas. Y también se destruye el mercado autóctono. Hay muchos, muchos problemas en la ayuda internacional alimentaria. Pero sería totalmente innecesaria esta ayuda internacional, sería totalmente inútil si de una vez la comunidad internacional realizara las inversiones fundamentales para la creación de rebaños, para la irrigación, para la creación de un sistema de rentas suficientes.”

—————————————

¿Por quién vas a votar?

Todo se conecta. Todo contribuye.

¿Por quién vas a votar? ¿Tú a qué vas a contribuir?

Posteado por: importanciadevivir | agosto 13, 2011

De SER

SER es existir. No implica tener vida. Los muebles no tienen vida, pero son. No requiere ser consciente, es decir, usar la capacidad de DARSE CUENTA de sí mismo. Las plantas no son conscientes, pero son.

El SER se manifiesta, se deja ver, se expresa. Es parte de ser. O para decirlo al derecho: la forma en que los humanos notamos que algo es o existe, es por sus manifestaciones. Así funciona nuestro cerebro. Quizá otras formas de existencia en otras galaxias o lugar del universo sean distintas pero aquí, para nosotros, las cosas son así.

Notas a tu hermano por lo que hace, dice o muestra. Notamos a la gravedad terrestre porque los objetos caen si nada se lo impide. El ser se manifiesta porque es. No se requiere voluntad. Pero dado que los humanos tenemos atributos propios de nuestro ser, los usamos para manifestarnos. Entonces en la manifestación del ser humano, pueden intervernir o no la voluntad y la conciencia. Pero aún si no intervienen, somos y nos manifestamos. El peral da peras, no da uvas. La vid da uvas, no canta ni da naranjas, ni germina en la Antártida. SON lo que son y su existencia es manifesación de ello.

No es distinto para los seres humanos. Lo que hacemos y también lo que no hacemos, es manifestación de nuestro ser. Tenemos varias, muchas, infinitas FORMAS de manifestarnos, FORMAS DE SER. Y hay algo tan especial … tenemos el poder de SER lo que creamos. Hay quienes creen que la maldad es inevitable en el ser humano y la encuentran y la manifiestan. Hay quienes creen en que la bondad o la verdad o la libertad SON parte intrínseca del ser humano y también la encuentran. Hay quien se cree bruto y su vida resulta un monumento repleto de evidencias de que lo es. Igual hace el que se cree afortunado o desafortunado.

Yo creo en la CAUSALIDAD. Creo que las cosas son causa. Que causan efecto. Creo que lo que sucede o no sucede, lo que se manifiesta y lo que no , son consecuencias de otras cosas que fueron o no fueron. Tengo una VISIÓN SISTÉMICA del mundo: todo está inter-relacionado, aún cuando a veces no veo o no comprendo la conexión, o se da en un espacio o en un tiempo tan amplios que mi condición humana no me permite visualizarlo como parte integral de una misma cosa. Pero lo son. Creo que toda la materia y la energía del universo son parte de un solo sistema. Y todo lo que existe, incluso los pensamientos, los deseos y claro, todo lo tangible, está relacionado y se afecta mutuamente.

Entonces, volviendo al SER, yo creo que las diversas FORMAS DE SER que vamos expresando o inhibiendo, son el origen, la causa, la razón, la explicación de lo que hay en nuestras vidas y de lo que dejamos fuera de nuestras vidas. No causa exclusiva, pero sí determinante. Y podemos hacer que sean la causa definitiva, la que prime. Ejemplos hay muchos en la historia. [Helen Keller]

Coloquialmente decimos que una persona tiene una forma de ser linda, agradable, simpática, generosa, antipática, mezquina, introvertida y muchas, muchas otras más. También, nosotros mismos sabemos cómo somos. Aunque a veces jugamos al miope, o simplemente no se nos ocurre que sea posible que seamos algo que todos los demás ven claro que sí somos.

Esta es una invitación a reflexionar sobre TUS FORMAS DE SER. Sin juzgarlas. Como un observador imparcial, pero no indiferente. Un observador que es más como un director de cine viendo las escenas desde un plano más elevado, con el genuino interés y la real posibilidad de detectar lo que funciona y lo que no.

¿Cuál es el punto de referencia, lo que determinar qué es ‘bueno’ y qué no? Simplemente lo que ese director quiere obtener. Si quiere una escena dramática, melancólica, festiva, aterradora, adormecida, asqueante … eso es clave: ¡QUÉ QUIERES OBTENER!

Entonces, con tu visión de tí mismo, de quién y cómo te gustaría ser, y usando tu capacidad de observación – de auto observación – puedes empezar a DISTINGUIR tus formas de ser en el día a día. Empezar a SENTIR qué te agrada ser/hacer/tener y qué quieres que esté lejos de tu vida.

Empiezas a practicar. Detectas cómo te sientes. Observas quién eres. Estando solo o acompañado. En cualquier momento y lugar. Y como un director magistral caes en cuenta … no estoy logrando tal cosa. Falta esto. Sobra aquello. De manera simple, sin juicios, sin cargas emocionales. Ser consciente, darte cuenta, elegir, cambiar o persistir, te puede tomar menos de un segundo. Así de maravillosamente rápido es tu cerebro, el controlador maestro de cómo eres, piensas, actúas.

¿Fácil? Claaaro … después de prácticar mucho. Pero ¡qué importa! Sea que lo creas o no, ¡TIENES TIEMPO! Tienes exactamente 60 segundos en cada minuto. Son más de 86.000 oportunidades cada día. Son MUCHAS OPORTUNIDADES … si TE DAS CUENTA de ello. Si no, como tal vez hasta ahora, podrás vivir décadas y podrías seguir por siglos, sin aprender, sin descubrir, sin entender, sin cambiar, sin tener tú el control o los resultados en algunas áreas de tu vida.

Dirás que también duermes y ese tiempo no cuenta. Puede ser que sí. También puedes ver que tú te dispones a dormir, que sigues existiendo y lo haces de una u otra manera: confiada, relajada, tensa, atemorizada. En general no la eliges, pero PUEDES elegirla. También puedes tener consciencia de tí mientras sueñas, hay técnicas para lograrlo. [Sueño lúcido]

De manera que en 20 años habrás tenido MÁS DE 600 MILLONES DE SEGUNDOS. Presta atención: más de seiscientos millones de oportunidades de SER, de observarte, de elegir, de modificar quien eres, de perseverar y persistir en quien quieres ser. Tu cerebro es maravillosamente rápido y capaz. Lo que te puede obstaculizar son las creencias y los hábitos. Ambos manejables. Si buscas y elijes manejarlos.

Ahora bien, probablemente vivas más del triple. ¡En 60 años habrás tenido más de mil ochocientos millones de oportunidades! ¿Serán suficientes? Aún si descuentas todas las que ya viviste, tienes muchas por delante. Tú decides.

Puedes tener millones de RAZONES para no cambiar. Pueden ser poderosas. Pero eso no altera dos hechos: (1) puedes elegir; (2) cada año tienes millones de oportunidades de elegir quién eres, cómo eres, cómo manifiestas el hecho único e irrepetible de SER TÚ. Punto.

Aún si estás por años confinado en una cárcel [Viktor Frankl] o inmóvil en una silla [Stephen Hawking], tienes opciones para manifestar tu SER. Lo único que te puede impedir manifestar tu SER, es estar sin conciencia, por ejemplo en un estado de coma. Mientras ESTÁS CONSCIENTE te manifiestas, aún si ERES INCONSIENTE de ello. Cuánto más fácil o más difícil sea para tí manifestarte de la manera que tú quieres, dependerá de tu práctica. Nada del otro mundo. Si empiezas a practicar hoy mismo, serás maestro muy pronto. No en 20 años. Dicen que en 21 días puedes adoptar cualquier nuevo hábito. ¿Este hábito sería uno bueno para empezar?

Cuando te miras siendo líder indiscutible de tu vida, siendo responsable de tu SER, empiezas a notar cosas. Muchas cosas.

Empieza clarificando cómo quieres ser, cómo quieres verte tú mismo. Cómo te vean los demás viene luego solo, ni te preocupes por eso. Tal vez te has auto encasillado en unas formas: malgeniado, distraído, incumplido, irritable, desconfiado, lento. O también honesto, trabajador, sincero, diligente, decidido.

Hoy la invitación es a considerar formas que no has usado, formas que un día, quizá en un escenario doloroso, elegiste no volver a usar. Formas que están haciendo falta en tu vida para sentirte pleno y satisfecho, para tener las relaciones que quieres tener, contigo mismo, con los demás, con las cosas, con el planeta y la vida.

¿Cuáles de estas formas de ser contribuirían hoy a lograr ser, hacer y tener lo que tú preferirías ser, hacer y tener?

Ser tu palabra Ser confiado Ser libre
Ser abundante Ser contribución Ser líder
Ser agradecido Ser creativo Ser poderoso
Ser alegre Ser curioso Ser respetuoso
Ser amoroso Ser equipo Ser responsable
Ser apasionado Ser feliz Ser riguroso
Ser arriesgado Ser fuente Ser servicial
Ser compasivo Ser honesto Ser soñador
Ser comprometido Ser humilde Ser visionario
Ser consciente Ser íntegro Ser vulnerable

Créelo: en alguna de esas formas de ser está la clave para sacar de tu vida el dolor, el temor, la escasez, la desconfianza, la tristeza, el aburrimiento o lo que sea que tienes y no quieres tener.

Créelo: eres infinito, perfecto, suficiente.

Como el árbol que no ha dado la nueva cosecha y sin embargo tiene el potencial para darla. No estás manifestando quien realmente eres. Solo estás mostrando una parte. Al mundo le falta de eso que aún no has dado muestras. A tu vida le falta. Quizá a tu familia, a tu negocio o a tu empleador. Parte de esa certeza: eres infinito, perfecto, suficiente.

¿Cómo sería mirarte y estar plenamente satisfecho de quien ERES, sabiendo que como eres no tienes que seguir siendo por siempre, sabiendo que como no eres puedes empezarlo a ser cuando tú lo elijas? ¿Te sentirías orgulloso, tranquilo, confiado de ir caminando por la vida y manifestando tu ser como está bien para tí mismo? ¿Valdrá la pena intentar esta senda?

Una paradoja: para SER quien hoy no eres, debes SER quien no has sido. Si quieres ser paciente,¿ cómo lo lograrás? SIENDO paciente. Siendo eso que no eres. Solo confía en que es posible. No te detengas a descalificar tu capacidad para lograrlo. Ni lo irracional que parece. Ni lo poco probable.

¡Hazlo! Como cuando ayudas a un niño a aprender a caminar: no lo gritas, insultas o reprendes, no le dices que no lo intente porque no va a poder, que eso es para otros, que otra persona lo hará por él, que se caerá y dolerá, que le causará cansancio, que tal vez otros se rían, que se verá como tonto tambalenando, que tu consejo es renunciar. ¡NO! Nada de eso. Usa contigo las palabras y el sentimiento de certeza que usarías con él. Trátate con el amor que das a un niño pequeño, porque en el fondo, mucho de tí es un niño pequeño. Y porque FUNCIONA tratarse así: con paciencia, con amor, con confianza, con seguridad, con alegría.

Una sugerencia: usa trucos. Sí trucos. Tal vez ya usas trucos para muchas cosas en tu vida. Para acordarte de algo, para hacer más rápido una cosa, para persuadir a alguien, para hacer rendir tu tiempo o tu dinero. Entonces también puedes usarlos para tu crecimiento personal.

Un excelente truco es hacer la lista de las tres formas de ser que más serviría a tu vida que tú seas hoy. Hazlo desde el corazón, espontánea y visceralmente. O hazlo racionamente, mirando en dónde están tus grandes carencias, problemas y dolores. Fácilmente verás cual es la ‘contra’ que hay que aplicar. Verás que es lo que está ausente ahí. No te quedes en lo superficial o aparente. Ve al fondo. Pregúntate: ¿qué forma de ser rompería con eso indeseable y haría que casi ‘milagrosamente’ sucediera lo que quiero que suceda? Te servirá ser creativo, honesto y muy arriesgado para ser más efectivo. Porque tal vez tengas miedo de decirlo o que intentar serlo. Pero cuando lo digas, sabrás que eso es.

Eso sí, cuídate de expresarlo de manera positiva. En vez de querer dejar de ser desordenado elige ser responsable, organizado o coherente. Pon atención a las formas con las que, de solo pensar en que ya eres así, te sientes crecido, grande, invencible, completo. Con esas tres formas de ser, arma tu frase poderosa, al estilo del mejor super héroe: “¡YO SOY UNA MUJER … / YO SOY UN HOMBRE ….¡”.

Te confieso quien soy yo: ¡Yo soy una mujer poderosa, amorosa, FELIZ!

Decláralo. Escríbelo. Tenlo la vista en tu habitación, en tu bolso, en el computador, en el baño, la cocina, el trabajo. Ni te sabotees sintiéndote arrogante o tonto. Mejor elije sentirte responsable, tomando responsabilidad por quien eres, por cómo eres. Repítelo todo el tiempo, al despertar, mientras te arreglas y cuando quieres acopiar fuerzas. SIÉNTELO. Conviértelo en un compromiso contigo mismo. Conviértelo en TU CONTRATO. Pero no olvides que tú lo elegiste. Y entonces simplemente levántate cada mañana y SÉ TU CONTRATO. Cuando veas que estás lejos, que actuaste totalmente opuesto, para, respira, elige y vuelve a SER QUIEN TU YA ERES. Solo que por esa ocasión no lo manifestaste.

Fluirá y fluirá. Inevitablemente cambiará lo que haces y ahora sí harás esas cosas que quieres y has aplazado o descartado. Inetivablemente cambiará lo que obtienes y serás como esa persona o personaje que admiras por sus logros.

En algún momento serás MAESTRO DE TU VIDA. Te sabrás consciente. Responsable. Te verás y te aceptarás como un ser en permanente transformación.

Siguiendo el proceso para ser quien quieres ser, alcanzarás otras formas de ser que probablemente enriquecerán tu vida: serás paciente, persistente, enfocado, amoroso, comprometido, confiado, decidido. Y te sabrás muy poderoso. ¡Ahhh! ¿Qué tal todas esas ganancias al alcance de tu mano?

Solo en tí está si practicas 60 ó 86.400 veces al día, más de 31 millones de veces al año. ¿Será que después de practicar 31 millones de veces lo serás? No lo dudes. Mucho antes, con total seguridad. Enfócate. Solo hazlo una vez: la próxima vez.

CONCIENCIA:   Ser  →  Hacer  → Tener 

SABERSE UN SER EN PERMANENTE TRANSFORMACIÓN

Posteado por: importanciadevivir | julio 10, 2011

De cómo la vida se volvió una cosa ‘jartísima’

Perezosamente botada en su cama, Mariana, de quince años, pasea por todos los canales del televisor, mirando sin ver, oyendo sin escuchar.
Se para, se mira al espejo y no se gusta, se siente opaca y marchita. Tal vez este fin de semana debería cambiarse el tono del cabello. Nuevamente se recuesta en la cama y pasea por todos los canales. Nada le interesa lo suficiente como para quedarse ahí más de quince segundos. Definitivamente, sus padres deberían contratar el paquete de nuevos canales. Sin apagar el televisor prende el radio y ni aún la emisora que en otras ocasiones le divierte tanto, le atrae ahora. Lo apaga. Hojea una revista y la deja de lado. Prende el ipod y aunque tiene cientos de canciones, le aburre pensar en volver a escuchar cualquiera de ellas. Lo ha hecho ya demasiadas veces, tendrá que conseguir unas nuevas. Además este ipod es un poco anticuado, le faltan varias funciones sin las cuales no le dan ganas de usarlo. Ojalá lo pueda cambiar pronto. Se sienta en la cama y toma el computador que tiene al lado. Hay tres invitaciones a chatear pero, ya sabe lo que van a decir y lo que va a responder. Otra vez lo mismo. Lee algunos mensajes y se da cuenta de que no les está prestando atención. Nada que valga la pena. Debería ponerse a hacer el trabajo de biología, pero no quiere. Decide que no lo va a hacer hoy. Pero lo que sí tiene que hacer es revisar el uniforme para mañana, la última vez que lo usó se le  rompió el ruedo, habrá que coserlo. ¿Dónde lo dejó? Siente su cuerpo dormido, pesado, hastiado. Siente su espíritu más apagado aún. ¿Qué hará esta tarde?

Desde hace unos días el malestar crece y crece sin parar. Los conflictos con sus padres son cada vez más frecuentes. Pero, siendo honesta, no es solo con ellos. También con sus profesores y hasta con sus amigas. Los encuentros con ellas la obligan a esforzarse para estar en sintonía, pero ve que son repetidos, todo es horriblemente aburrido. Lo mismo una y otra vez. Pensándolo bien, se siente harta de sí misma, de hacer y hacer, de buscar y buscar, y de ni saber qué es lo que busca. Ese hastío ha empezado a convertirse en angustia. De pronto, ahí acostada en su cama, siente un susto muy real, amenazante. Su garganta está seca y en su estómago revolotean mariposas pero de las feas, como si estuviera caminando sobre una cuerda en el vacío y perdiera el equilibrio por un instante. A su edad, ha visto suficientes tragedias que empezaron por ese camino y no está dispuesta a recorrerlo. ¡Necesita urgentemente entender qué es lo que le pasa!

Se voltea en la cama y queda frente a frente con Tito, su osito de peluche. La ha acompañado toda la vida. ¡Cómo lo adora! Lo acaricia con los dedos, lo abraza y siente una ternura inmensa, sus ojos se llenan de lágrimas, siente que ha perdido cosas preciosas, que nunca las va a recuperar y que todos los años que vendrán serán una lucha incansable para evitar el sufrimiento. Y no cree que ella sea capaz de soportarlo. ¿Cómo pudo suceder esto? Recuerda que antes cada vez que veía a su oso y sus otros juguetes era una fiesta, un encuentro como de primera vez. Recuerda que ella misma era una campanita, como decía su mamá. Cuando tenía dos, cuatro años, todo le entusiasmaba, le sorprendía, le divertía, la primera, la segunda y todas las veces. Y lo nuevo y desconocido la hacía poner alerta pero no le impedía intentar, ensayar, caerse y levantarse, descubrir, disfrutar! ¿Qué paso?????

Se queda meditando. Su pequeño hermano Nico, que aún no ha cumplido 5 años, aún es así … se divierte con cualquier cosa, con la lluvia,  con el sol, con las manos de su padre, con el cabello de su abuela, con una lombriz o con un trozo de papel.

Luego de tres llamados a almorzar, con pocas ganas y mucho esfuerzo, se dirige al comedor. Está silenciosa y sorprendentemente la dejan en paz. La atención está en Nico. ¿Cómo pasaste en el colegio? ¿Qué hicieron? ¿Presentaste el trabajo? ¿Qué dijeron? ¿Le gustó a la profesora? ¿Y a algún niño le quedó tan bonito como el tuyo? ¿Ya definieron a dónde van a ir de excursión? ¿Qué vas a llevar? Este año no te olvides usar bloqueador solar. Tendremos que comprarte otro morral, el que tienes está muy feo. No vayas a llevar los zapatos grises sino los azules. ¿Ya cambiaron ese profesor de canto que no me gusta nada? Acuérdate de esto y cuídate de aquello. ¿Tienes tarea para mañana? ¿Cuál es tu color favorito? ¿Cuál es tu programa preferido? ¿Qué vas a ser cuando grande? ¿Te gustaría vivir aquí o allá? ¿A quién quieres más? Tan pronto termines el almuerzo recoge tus juguetes, si lo haces rápido te dejo ver una hora más de televisión … bla … bla … bla

Mariana siente un vértigo repentino y algo de náuseas. De pronto se siente como observando la escena desde otro plano. Preguntas, preguntas, preguntas. Órdenes, órdenes. Juicios. Consejos, consejos y más consejos. Siente cómo el pobre Nico es obligado a saltar de aquí para allá al ritmo de lo que todos dicen. Haciéndole preguntas, obligándolo a hacer elecciones de por vida, diciéndole cosas que ya le han dicho muchas otras veces, haciéndolo decir lo que quieren oír.

Entretanto, el pobre niño se esfuerza en hacer lo suyo. Se estira para ver qué hay de almuerzo y se emociona al descubrir que prepararon pollo en salsa. Con los ojos entrecerrados huele el aroma que expide el planto de comida caliente. Mete el dedo en el vapor, lo obliga a cambiar su camino y se esfuerza en sentir el calor. Observa la comida, usa a veces los cubiertos y a veces las manos; barre la salsa con los dedos y se los chupa. Juega con una papa frita, examina un trozo de carne. Mira el bocado antes de llevarlo a la boca. Mastica despacio, la atención puesta lo que sucede en el interior de su boca. Enfocado, acompaña a su lengua en el recorrido por las temperaturas y las texturas. Mira la bandeja de la ensalada buscando más tomates, que le gustan tanto, y emocionado rescata uno que había quedado oculto bajo un trozo de lechuga.

“¿Nico me estás poniendo atención?”, grita su padre. “Tienes que aprender a escuchar, es una falta de respeto que te hablemos y ni nos pongas  atención.” Contra su voluntad, la conversación lo aparta de su momento de goce y lo lleva una y otra vez a ayer, anoche, al colegio, a lo que pasará mañana, pasado mañana y dentro de veinte años.

Él es un chico, solo un niño pequeño, confía en los adultos, se deja guiar y poco a poco, día a día, va cediendo terreno. Cada vez presta más atención a lo que le dicen, se proyecta al pasado y al futuro y permanece menos tiempo en el presente.

¡Eso es! Algo hace click en la mente de Mariana. ¡Eso es! Nico intenta estar al cien por ciento en lo que está haciendo en ese momento, quiere disfrutar, degustar, observar, oler, saborear, sentir la comida. Goza inmensamente cada alimento como si fuera la primera vez. Así era ella, así era la vida cuando todo tenía alegría. Pero los adultos lo apartan una y otra vez para llevarlo al pasado o al futuro, incansablemente, al pasado y al futuro.

Mariana recuerda algo que escuchó: “Solo es posible SER en el momento presente”. Le pareció una frase vacía y bastante idiota. Pero ahora la entiende. Ese es el punto. Para ella cada vez son más escasos los momentos en que está en el presente. De todos lados llega presión para enfocarse en lo que pasó o en lo que va a pasar. En lo que tiene y no quiere tener, en lo que no tiene y va a tener. Y se da cuenta de que en el proceso de volverse adultas, ella y sus amigas están perdiendo aceleradamente la capacidad de disfrutar lo que tienen, lo que hacen, lo que son. La manía, obsesiva diría ahora, por repasar el pasado y planear el futuro las lleva cada vez más tiempo a pensar atrás o adelante, pero no aquí y ahora. Pensar en la siguiente canción, el próximo celular, el nuevo canal, lo que harán, dirán y sentirán cuando venga el futuro … qué haré cuando llegue ese muchacho que me gusta, qué voy a estudiar, qué profesión tendré, con quién me voy a casar, cuántos hijos tendré, qué carro manejaré, qué tipo de casa voy a comprar, a dónde viajaré …. Es muy difícil permanecer disfrutando de estar, simplemente estar y ser y hacer lo que hay en este momento! Y genera TANTO CANSANCIO! Insatisfacción y cansancio. Eso es lo que ha venido sintiendo.

Le parece como si hubiese descargado un bulto que llevaba sobre sus espaldas. Pero le surge otra pregunta. Con todos los defectos que ve a sus padres, sabe que son sensatos y la quieren bien a ella y a su hermano. ¿Cómo es que son precisamente ellos los que más la han llevado a esta situación de insatisfacción, de necesidad de pensar en lo pasado y lo futuro y no disfrutar el presente?

Tan pronto piensa la frase se da cuenta. Eso de disfrutar el presente suena bastante superficial, pagano, embrutecedor, irresponsable. Querer disfrutar todo el tiempo suena un poco animal. Sabe que si lo dice en voz alta va a recibir dos años de explicaciones y reconvenciones. Lo humano es mirar atrás, repetir la película y querer quedarse ahí si las cosas salieron bien, o sentir culpa y lamentarse si es que salieron mal y proyectarse urgentemente a cómo lo hará la próxima vez. Lo ‘correcto’ es ser responsable y planear el futuro. Tal vez ellos, sus padres, están tan asustados de haber hecho o no lo correcto y tan preocupados de preparar todo para que la puesta en escena del futuro sea perfecta, que por eso tercamente se mueven para allá todo el tiempo. Sí, tal vez es el miedo. Tal vez de ahí viene la seriedad y la responsabilidad convertidas a ratos en amargura, ansiedad o estrés. ¿Pero es que acaso la responsabilidad y la alegría de vivir deben ser excluyentes?

¡Pues NO! En ese momento siente que está atrapando algo que será decisivo para su vida. No está segura de la conclusión o las conclusiones. Pero está segura de cómo no quiere vivir. Está muy segura de que puede rescatar esa alegría que perdió y que Nico aún conserva. Y que no tendrá que sentirse mal, irresponsable o inhumana por hacerlo. Es suficientemente grande para saber que la vida no será solo sonrisas, y que afuera de su mundo existe uno mucho más complicado y millones de personas en reales dificultades. Pero se da cuenta que salir al mundo y a la vida llena de energía y de alegría no significa desconocer los retos sino estar mejor preparada para ayudarse y ayudar. Sabrá encontrar el camino, es su compromiso, es cuestión de vida o muerte, de cómo serán sus próximos sesenta o setenta años de vida. Y siente una alegría simple, como un rayo de luz revitalizante que entra y rompe esa modorra y resquebraja ese hastío. Sonríe. Síiiiii ésto se vuelve a poner divertido! No sé cómo lo haré, pero estoy segura de que encontraré el modo de hacerlo.

Entretanto Nico juega a recoger con la cuchara la mayor cantidad posibles de alverjas. Va a romper su propio récord. Acaba de recoger diez, ahora va por las doce. Mariana siente deseos de ver a cuántas llega ella.

Melba Elena Ramírez

Coach Internacional Certificada ICC

www.laimportanciadevivir.org

Posteado por: importanciadevivir | abril 10, 2011

Del mal genio

Un domingo espléndido, recién empezando las vacaciones de fin de año. Toda la familia se levanta, unos más pronto otros más perezosamente, a alistarse para ese paseo que los tiene a todos emocionados. Lo han planeado por meses y ha llegado el día. Se han hecho preparativos, se ha conversado extensamente de lo que harán y la excitación es total entre los numerosos chicos pero también entre los padres, generalmente pausados y más bien reservados.

Todo es euforia. Corren, terminan de llenar sus maletas, preparan y comen su desayuno apresuradamente, se interrumpen para empacar algo que, afortunadamente, recordaron solo ahora, pero aún a tiempo. La gritería es total, el entusiasmo desbordante. De pronto, uno de los niños queriendo mostrar con sus bracitos cuán grande es el mar que conocerán pronto, voltea una taza de hirviente chocolate. El líquido corre raudo por la mesa, cual río abriéndose camino por una planicie seca. Se ramifica, se represa, se desborda y sigue su camino. Alcanza buena parte del mantel y … ¡los pasajes! Ahí justo en su camino están los tiquetes pero al río no lo detiene nada. Solo vacila un instante, reúne fuerzas y zas! pasa por encima de ellos. Luego continúa su camino imperturbable sin asomo de culpa ni arrepentimiento.

Cuando alguien reacciona, ya es tarde. Se ha mojado, se han manchado. Presto el padre reacciona y los retira. La madre los empieza a limpiar con un paño seco. Pero el daño está hecho. Algunas partes de la tinta se han corrido y en otras el delgado papel se ha roto. ¡CATÁSTROFE! Los pasajes se han dañado.

El chico y todos los demás alrededor de la mesa, quedan congelados. El silencio es sepulcral. El miedo se ve en los rostros. Y es que aún mayor al dolor de posiblemente perder las vacaciones, es el miedo a lo que viene. ¡La furia del padre! Y todos ellos saben por qué la temen.

Mientras la madre continúa dando los primeros auxilios a los maltrechos papeles, el hombre voltea hacia el niño. Su expresión es de furia ilimitada, las aletas de la nariz recogidas y temblorosas, los labios retraídos, los dientes amenazantes, la mirada fulminante, los brazos levantados, los puños apretados, la respiración entrecortada, la expresión completa de su cuerpo es la de una fiera lista a lanzarse sobre un bicho para destruirlo. Sin embargo, no se mueve, no lo toca y ni siquiera lo insulta.

Lo reprende en voz alta. MUY alta. Pone toda su energía en la voz, descarga en ella todo lo que su cuerpo no hace, los gritos lastiman su garganta y congestionan su propia cabeza. Censura al niño su necedad, su imprevisión, su desconsideración. Amenaza con cancelar el viaje y con la culpa que tendrá que cargar por la frustración de todos. Predice el futuro negro que tendrá por no prestar atención, por no seguir las indicaciones que una y mil veces le han dado. Reniega de su suerte, de nunca poder disfrutar tranquilamente los resultados de sus esfuerzos, de no poder gozar de la vida tranquila que busca con ansiedad y sin descanso, pero que nunca llega porque siempre hay gente como él, que con ojos desmesuradamente abiertos y cuerpo encogido, recibe la diatriba como si literalmente fueran golpes en su cuerpo. Y el padre no lo ha tocado. Pero los gritos descargan en su alma golpes que son violentos y lo están marcando para siempre. El chico es presa del terror más grande, y sus hermanos, siendo solo espectadores, sufren tanto como él.

La casi inmóvil escena es violenta a todas luces. La madre no se atreve a mirar al padre a los ojos. Ya en otras ocasiones ella se ha convertido en objeto de esas furias incontenibles. A veces teme que al hombre le de un infarto. Otras veces desea que algo, lo que sea, le pase para que se interrumpa esa andanada de ira destructura que él, defensor de la paz y los buenos arreglos entre seres racionales, cree que civilizadamente reprime, y es verdad, nunca los golpea pero todos, incluso él, salen tan lastimados.

Es que él es de mal genio. ES de mal genio. ÉL ES MALGENIADO. Y no es ni siquiera su culpa. Le viene de familia. Su madre lo era y sus tíos, no solo por parte de madre sino también de padre. Por doble vía. Es de familia. Y además, tiene 10 hijos, ¿cómo esperar que sea tranquilo cuando cada cinco minutos alguien hace algo que interrumpe la paz, que daña los planes, que destruye algo construído con esfuerzo?

Treinta años después, ese chiquillo, ahora un hombre, vive la misma escena frente a su hijo de seis años.

Todos tienen eso clarísimo: él es malgeniado. Casi todos lo notan al poco tiempo de conocerlo. Y si no lo notan, él se los deja saber. Lo repite él, lo repite su mamá, lo repite su esposa, lo repite su hijo. Es como una advertencia a su alrededor. Parecida a las que se ven en algunos lugares: “Perros bravos. ¡CUIDADO¡”. Es como si dijeran él es cojo, él es tartamudo, él es alto, él ES MALGENIADO.

Nadie lo duda ni nadie es responsable. Simplemente él es así. Es algo propio de la naturaleza de unas personas, y simpleme y afortunadamente para ellas, no es parte de la naturaleza de otras.

Un dia, después de una furia inmensa, en medio de su desdicha e impotencia, se siente TAN agobiado que desea morirse para dar una lección a la gente. Para que entiendan que no pueden hacer lo que hacen impunemente, que sus acciones afectan a otros, lo perjudican a él o a sus cosas, al resultado de sus esfuerzos. Desea morir para que sepan cuán importantes son las cosas y que lo que para ellos es un descuido trivial, simplemente ¡podía costar una vida!

Imagina su funeral, la reacción de la gente reconociendo que las cosas simples son muy importantes, que costaron la vida de esa persona tan valiosa. Los imagina compungidos, tristes, arrepentidos. Esa sería su victoria. ¡Ese arrepentimiento lo vale todo! De pronto siente una sacudida. Un momento. ¿Qué fue eso? ¿Morirse valdría la pena para que la gente viera que lo trivial no es trivial? ¿De veras su vida vale eso? ¿De veras cree que la gente es tonta por no creer que lo trivial es trascendental? ¡Si hay alguien tonto aquí es él!

En un insstante se da cuenta de que él, el que se sentía importante, lúcido y poderoso, es el más insignificante y frágil. Está en manos de LOS OTROS, está a merced de LOS DEMÁS. O también se puede decir que está en manos de las cosas, esas cosas que ha llegado a pensar que valen más que su vida.

Los pensamientos rondan su cabeza todo el tiempo. Se siente confundido, pero no dispuesto a renunciar. De pronto lo que era algo estable y claro, su SER malgeniado, tambalea. Algo no encaja. Algo está en abierta contradicción con sus principios y con su inteligencia.

Cuando surge otra situación de aquellas que exacerban su mal genio, la escena de su funeral vuelve a relampaguear en su mente. Ve a la gente riéndose de esa muerte tan tonta. Los ve regresando a sus casas y haciendo lo que siempre han hecho. Se ve a sí mismo en el cajón y se ve ¡TAN ESTÚPIDO! Si hay alguien que tiene una lección por aprender es él.

Entonces vuelve al presente y se pregunta: ¿de veras prefiero morir? Claro que no. Y no me voy a morir por esta rabia. Pero sí estoy matando a mi hijo con esto. Han sido muchos los momentos de agonía que no estoy dispuesto a repetir. Lo sé. Lo viví. Me estoy matanndo, estoy matando a la gente y mi relación con cada persona a mi alrededor. Estoy acabando con lo que busco en mi vida. ¡Ahí está la contradicción!

El descubrimiento lo abruma.

Solo tengo que ponderar mi vida y la vida de otros, frente a las cosas. Las que sean. Algo roto o dañado, un desorden, una desatención. Incluso algo más grande. Como una quiebra o que alguien elija algo que yo nunca elegiría. Algo que yo creo o sé, que le traerá dolor a esa persona. Tienen derecho a elegir.

¿Y si esa furia solo ha sido una herramienta de manipulación, un medio para decir: o haces lo que yo quiero o sufrirás mi mal genio?

¿Y si esa furia solo ha sido un medio de rebelarme contra el cansancio, contra el agotamiento, contra la búsqueda incansable de un estado de perfección, de equilibro que nunca llega, que siempre se deshace o peor que siempre alguien deshace?

¿Y si esa furia solo ha sido la manera de decir: espero algo distinto de tí, espero reconocimiento, agradecimiento, cuidado, pero recibo otras cosas?

¿Y si esa rabia ha sido la forma de protestar porque siento que el mundo es injusto conmigo, con mis esfuerzos y expectativas?

¿Y si esa ira incontenible es solo el miedo, mi miedo a tener que enfrentar cosas dífíciles, a perder lo alcanzado, o  no se capaz o suficiente?

Los setenta años de vida de su padre sumados a los suyos propios, son más de 100 años de evidencia de que no funciona. Si acaso consigue un éxito corto, lograr que hagan lo que quiere por una vez, por un rato. Pero las cosas no se transforman de esa manera. ¿Será que su inteligencia puede desconocer eso? ¡Definitivamente no!

Y como en un click le llega la certeza, que ya nunca le abandonará, de que su genio, su mal genio, es algo que él elige. La certeza de que ese mal genio de familia es una creencia que solo le ha servido para perpetuar algo que no va a heredar a su hijo. De que su vida, su buen vivir, siempre estará alterado por imprevistos, pequeños, medianos y quizá alguno catastrófico. De que por duros que hayan sido los problemas siempre ha sobrevivido y los ha superado y no fue gracias a su mal genio. De que no puede elegir cómo los demás actuarán, que es tremendamente ilógico pretender controlarlos, cuando no se controla siquiera a sí mismo. Eso no admite discusión.

De pronto siente alivio. Aunque también siente temor. Sabe que cambiar su imagen, así sea un cambio favorable, es un reto que enfrentará burla y mofa. Sabe que aunque cambie su respuesta, otros le seguirán tratando como si no la hubiera cambiado, seguirán tratando al malgeniado iracundo que conocen aunque ya no se manifieste. Será un poco el precio, la cosecha de lo que ha sembrado. Estar preparado ayudará, es parte de la prueba.

Le gusta inmediatamente la imagen que ve. Sentirse parte de esas personas que siempre admiró. El tío que no se salía de sus casillas aunque embarraran los asientos de su carro nuevo, aunque perdiera algo importante, aunque no alcanzara un resultado. Esa persona que con sabiduría aceptaba lo que llegaba, aunque no le gustara, sin que eso significara quedarse inmóvil y ser víctima. Y le gustó es nueva imagen de sí mismo. Le gustó verse como alguien paciente, alguien superior a sus circunstancias, alguien en quien los otros encontraran refugio y apoyo cuando surgieran los problemas. Eso encajaba más en la idea de su fortaleza, su capacidad, su crecimiento. Y sonrió orgulloso pensando en lo que sus nietos vivirían.

Posteado por: importanciadevivir | abril 9, 2011

En tu lecho de muerte …

no querrás pensar “¿Y si toda mi vida fué una equivocación?” León Tolstoi, la Muerte de Ivan Illich

no pensarás: “¡Debí trabajar más!”

no querrás pensar “Si hubiera …”

 

Posteado por: importanciadevivir | julio 18, 2010

CREO … en qué creo

Antes de exponer mi opinión, creo conveniente reproducir algunas definiciones tomadas de Wikipedia en Español, consciente de que para muchos es una fuente discutible, por decir lo menos, pero para el propósito de mi exposición me resulta suficiente.

“El agnosticismo (del griego a-, sin y gnōsis, conocimiento) es aquella postura filosófica o personal que, a grandes rasgos, considera inaccesible para el ser humano todo conocimiento de lo divino y de lo que trasciende o va más allá de lo experimentado o experimentable”.

Ateísmo es, en un sentido amplio, el rechazo a la creencia en dioses o deidades. En un sentido más estricto es la posición que sostiene la inexistencia de deidades, y en un sentido más simple es la falta de creencia en deidades. Algunos la definen como una doctrina o posición que rechaza el teísmo, que en su forma más general es la creencia en la existencia de, al menos, una deidad.

En un sentido amplio podría incluirse dentro de la definición de ateísmo, tanto las personas ateas, quienes explicitan la no existencia de dioses, como aquellas que, sin creer en su existencia, no tienen evidencia ni convicción para su refutación. En un sentido estricto se excluyen a estos últimos, denominados agnósticos, de la definición de ateos. Los agnósticos rechazan reconocerse como ateos o ateístas ya que consideran inaccesible al entendimiento humano todo conocimiento de lo divino y de lo que trasciende la experiencia.

El término ateísmo incluye a aquellas personas que declaran no creer en ningún dios determinado (ya sea Brahma, Alá o cualquier otro). De acuerdo a la opinión de algún autor, ser ateo o negar la existencia de un dios o dioses no implica necesariamente no pertenecer a ninguna religión; existen religiones, como el budismo que niegan la existencia de dios o no mencionan la existencia de dios alguno y que, por consiguiente, son ateas o más correctamente no teístas y que en algunas de sus doctrinas pueden considerarse panteístas.”

Por otra parte “El concepto teológico, filosófico y antropológico de Dios hace referencia a una suprema deidad.

Dios es el nombre que se le da en español a un ser único omnipotente y personal en religiones teístas y deístas (y otros sistemas de creencias) quien es: o bien la única deidad, en el monoteísmo, o la deidad principal, en el politeísmo.

Dios también puede significar un ser supremo no personal como en el panteísmo, y en algunas concepciones es una mera idea o razonamiento sin ninguna realidad subsistente fuera de la mente, como en los sistemas materialistas.

A menudo Dios es concebido como el creador sobrenatural y supervisor del universo. Los teólogos han adscrito una variedad de atributos a las numerosas concepciones diferentes de Dios. Entre estos, los más comunes son omnisciencia, omnipotencia, omnipresencia, omnibenevolencia (perfecta bondad), simplicidad divina, y existencia eterna y necesaria. Dios también ha sido concebido como de naturaleza incorpórea, un ser personal, la fuente de toda obligación moral, y el mayor ser concebible con existencia.”

Para finalizar, “El panteísmo es una doctrina filosófica según la cual el Universo, la naturaleza y Dios son equivalentes. La ley natural, la existencia y el universo (la suma de todo lo que fue, es y será) se representa por medio del concepto teológico de “Dios”. La palabra panteísmo viene del gripeo y significa: todo es Dios.

El panteísmo es la creencia de que el mundo y Dios son lo mismo, es más una creencia filosófica que religiosa. Cada criatura es un aspecto o una manifestación de Dios, que es concebido como el actor divino que desempeña a la vez los innumerables papeles de humanos, animales, plantas, estrellas y fuerzas de la naturaleza.

El panteísmo es incompatible con la creencia en un Dios personal, de ahí que para algunos sea una expresión del ateísmo.

Sin embargo también aporta un nexo de unión entre diferentes religiones, por ejemplo hay poca diferencia entre esta visión o el que para los budistas ‘el uno es el todo’.”

A qué viene todo lo anterior. En latinoamérica,  en el mundo occidental y me parece que en el planeta, no creer en dios es una excepción. Quizá la cantidad de no creyentes esté aumentando, pero aún es algo fuera de lo normal. Confesarse no creyente en ciertos países se parce en cierta forma, a ‘salir del closet’, a exponerse al mundo como un ser diferente, hasta cierto ‘anormal’, y abrirse a la posibilidad de ser estigmatizado. Para ilustrarlo, recientemente Antanas Mockus como candidato presidencial en Colombia, fue objeto de superficiales pero agresivos y atemorizados ataques y defensas, cuando se rumoró que era ateo. Esa posibilidad casi que lo descartaba como candidato. Generaba miedo en unos y en otros, partidarios y opositores. Sus seguidores se afanaron en buscar argumentos para demostrar la falsedad de esta afirmación. Y los opositores para demostrar que esto lo hacía inelegibre. Solo por el posible hecho de no creer en dios. No por sus acciones, no por sus planteamientos éticos, morales, económicos, sociales, ideológicos.

Yo no creo en dios, desde hace cerca de 35 años. Fui criada como católica y fui practicante convencida. Durante mi época universitaria cambié mi creencia. Fue algo importante para mí. Y el tema sigue siendo importante, pues estoy inmersa en una sociedad en la que oyes hablar de dios y escuchas que es usado como soporte para acciones y omisiones varias veces al día. Es importante para mí porque estoy comprometida con la coherencia y por estos alrededores la encuentro muy ausente.

Alguna vez hace más de 20 años, comenté en un grupo de amigos que yo no creía en dios. Una chica joven, profesional, tierna, sensible e inocente, abrió sus ojos como platos y me dijo “pero entonces tú tienes que ser MUY MALA!”. No disimuló su sorpresa ni el espanto de pensar de qué cosas -malas cosas- sería capaz una persona que no cree en dios. Me miró como si yo hubiese dicho “estoy aquí para representar al diablo y a la maldad”. Por supuesto sus pensamientos tenían todo que ver con ella (y sus creencias) y nada que ver conmigo.

Y he vuelto a encontrar esa opinión muchas veces. En otra ocasión, en un contexto de liderazgo y crecimiento personal, cuando supo que yo no creía en dios un hombre me dijo “… pero … cómo así? No entiendo! Entonces cómo estás aquí?” Yo apoyaba al grupo en trabajar temas como confiar, creer en sí mismos, saberse capaces de generar transformación en el mundo mediante la solidaridad, el respeto al planeta, el compromiso con la vida, etc. Y le pareceía una profunda contradicción que un no creyente pudiera validar estas ideas y dedicar parte de tus vida a trabajar por ellas.

De manera que socialmente hay un gran desconocimiento acerca de qué significa que una persona no crea en dios. Pero a muchos eso no les impide ir con celeridad por el camino de calificar, suponer y dar por sentado que debe pensar, sentir, hacer y desear hacer esa persona.

Empecé este artículo con unas definiciones. Si las leen con cierto detenimiento verán que no son tajantes, que hay opiniones y criterios. Que según unos esto se clasifica aquí y según otros se clasifica allá. Eso es porque las definiciones son cuestiones humanas. El universo existe millones de años antes que el primer humano y su capacidad lingüistica y mental de crear palabras y conceptos y asociarlos.

Por tanto para mí eso hace que ninguna definición sea tajantemente válida o inválida, excepto en contextos delimitados con precisión. Y que no valga la pena empeñarse en conseguirlo. Lo único que las valida es un acuerdo entre personas, que NO HACE la realidad externa sino que es solo eso: UN ACUERDO ENTRE PERSONAS.

Mi preferencia es hablar de aquello en lo que sí creo en lugar de aquello en lo que no creo.

Yo creo que el universo se creó hace millones de años. Yo no se cómo. La teoría del big-bang me deja en las mismas. ¿De dónde salió toda esa materia y energía? Yo he elegido no llenar ese vacío con teorías supra naturales.

Yo creo que los seres humanos fuimos producto de la evolución de la vida en un diminuto planeta entre millones de planetas que parece (creo) existen.Yo creo que es posible y bastante probable que haya sucedido algo similar en otras partes.

Yo creo que existe el concepto de dios (claro que existe!!! de ese concepto estoy hablando aquí). Yo creo que ese concepto es invención humana y no proviene de una existencia objetiva demostrada.

Yo creo que como en Matrix o en algunos capítulos de Viaje a las Estrellas, sería posible que todo y todos fuesemos juguete de seres superiores que no vemos pero todo el tiempo mueven los hilos detrás de la escenografía. Que nuestro universo sea su caja de juguetes o de experimentos. Yo elijo no creer en esto, no lo creo probable, aún creyéndolo posible. Yo decido que el univero es mi contexto.

Yo creo que los hombres creamos el concepto de dios ante el desconcierto del no saber o entender de dónde proviene todo, del temor a lo desconocido primero (hombre primitivo) y de la tranquilidad que da el sentir que hay alguien a cargo, con la consiguiente reducción de ansiedad al creer que no todo en mi vida depende de mí.

Yo creo que la religión es una cosa y la creencia en dios es otra. Yo no creo en la necesidad social de ninguna de las dos, aún cuando de la creencia en ellas alguna o muchas veces hayan provenido acciones constructivas (también muchísimas destructivas).

Yo creo que la existencia de creencias en dioses y religiones en prácticamente todas – si no todas- las culturas y civilizaciones no es razón suficiente para creer en dios.

Yo creo que las razones por las que es hermoso, tranquilizador y cómodo confiar en que hay un dios, no son para mí suficientes para elegir creer en su existencia.

Yo creo que la ética y la moral son conceptos que se alinean con sentires innatos en el hombre (creyente o no) pero son independientes de la religión.

Yo creo que la relación de religión con ética y moral es forzada, confusa, y ha sido y es manipulada.

Yo creo que las religiones son una cosa y las iglesias son otra. Creo que estas últimas usan el temor de los individuos para su beneficio. A veces como consecuencia el individuo se beneficia viendo formas de mejorar su vida, pero creo que son más las veces que el individuo se convence de su incapacidad y necesidad de depender y comprar su tranquilidad.

Yo veo que hay personas profundamente creyentes que buscan alinear su vida con sus creencias, y que hay personas profundamente creyentes que viven en total contradicción con sus creencias. Y que existen todos los intermedios.

Yo creo que hay creyentes y hay no creyentes que viven dando lo mejor de sí mismos, siendo amorosos, confiados, generosos, optimistas, actuando dentro de la ética y la moral, contribuyendo a crear un mundo mejor.

Yo creo que hay creyentes y hay no creyentes que viven en el vicio, la maldad, el atropello, la violencia, la ambición, la mezquindad, el odio, quitando.

Yo creo que hay creyentes felices e infelices. Y que hay no creyentes felices e infelices.

Yo creo que todos elegimos qué creer aunque no siempre somos conscientes de que lo hacemos. Aún los hechos científicos, como que los átomos tienen electrones, son para muchos creencias, exceptuando quienes trabajan con ellos. Los demás solo fuimos informados en determinado momento y elegimos creer. Esto para nada significa que yo creo que no existen pero elegí creer o aparentar que que sí existen! Ojo, muchas de las diferencias en estos temas surgen por leer o escuhar lo que no se está diciendo, o mejor, por dar por hecho lo que se teme y se rechaza cuando no hay coincidencia de criterios.

Mi abuela murió a principio de los 80, y hasta entonces eligió creer que la llegada del hombre a la luna fue un montaje, una farsa. La mayor parte de la humanidad -creo- eligió creer que fue un hecho consumado y actuamos como si lo fuera. También hay quienes hoy en día creen lo mismo que mi abuela.

Casi todo en esta vida se trata de CREER. Ni qué hablar de lo más subjetivo.

Yo creo que Pepito es una gran persona y mi amigo cree que es un cretino. Yo creo que el mango es delicioso y alguien opina que es un vomitivo. Yo creo que el matrimonio es para siempre y mi pareja cree que durará hasta cuando sea interesante que dure. O visceversa.

Si te fijas, casi todo el mundo en el que vives está fundamentado en lo que crees. Y esa creencia la elegiste en algún momento, de manera consciente o inconsciente.

Tus padres, maestros y las personas que te criaron siguen presentes en tu vida, la marcaron una y otra vez, consciente o inconscientemente, con decenas, cientos, miles de creencias. Y ellos reflejaron las creencias de sus hogares, de sus países, de sus familias, de su entorno económico, religioso, social, cultural, racial, educativo.

Todo se complica cuando nos convencemos de que esas no son mis creencias personales sino una verdad externa objetiva e indiscutible.

Todo empeora dramáticamente cuando otro no tiene las mismas creencias. ¡¡¡¡¡Hasta matarlo es válido!!!!!! Y aceptado!!! Y promovido!!! Si crees que mi paíes es hasta esta raya y no hasta esta otra, mereces morir. Si crees que tu partido es mejor que el mío, mereces morir. Si crees que tienes derecho a elegir tu vida sexual tengo derecho a maltratarte o incluso herirte. Si crees que tu profesión es mejor que la otra eres un imbécil. ¿Nos damos cuenta?

Dirás que el punto es que la creencia genera una acción y la acción un resultado indeseable para tí. Y es verdad. Ahí nace lo que hace hervir las entrañas y apretar el bolsillo.

Pero cuando miramos que todo nace de una creencia y que tal creencia es primero, subjetiva y segundo, modificable, la perspectiva podría cambiar radicalmente. Tal vez ahora te interese bajar la guardia y convivir despreocupadamente con el que cree que el matrimonio entre homosexuales es válido o el que cree que el aborto debe ser prohibido, siendo que tu pensamiento es otro.

Pero y entonces, ¿cómo dirimir diferencias? De nuevo, quizá no sea indispensable dirimir diferencias. A tu pareja le gusta el verde y a tí el azul. No hay que cambiarlo. No hay que llegar a un acuerdo. No tienen que tener gustos iguales.

Socialmente seríamos abiertos a aceptar la diferencia. Y mejor aún, a DEFENDER al que es diferente, porque defendiendo su derecho a un estar y a diferir defiendo mi derecho y el de mi gente a estar y a diferir. Todos ganamos.

Como civilización hemos ido descubriendo mecanismos para convivir en la diferencia. La declaración de los derechos humanos es una forma (no creo que esos derechos existe per se, sino que nos los inventamos por nuestra comodidad y elegimos hacerlos válidos para todos. Funcionaría! … Si los respetáramos). La democracia funcionaría si los que no ganan aceptan que sus ideas no estarán en práctica por un tiempo y los que ganan aceptaran que están gobernando para todos.

Quizá si aceptamos que las creencias está en el fondo de todo, nuestro compromiso se empezaría a centrar en crear espacios para todos y no en crear espacios con creencias uniformes. Quizá nos esforzaríamos en tener mecanismos para que todos quepamos en el mundo sin que los otros tengan que desaparecer. Quizá aceptaríamos dar menos relevancia al TENER (territorio, propiedades, poder, …) y daríamos infinita relevancia a conseguir que todos podamos SER.

Yo creo que lo que no se aún cómo resolver, lo vamos a resolver. Si todos partimos de que queremos hacerlo. Si creemos que es posible.

Quizá el paraíso en la tierra sea viable por ese camino. Pero de nuevo, lo primero es CREERLO posible.

En últimas, eso de que no soy creyente es un decir. Yo creo muchas cosas. También creo que las creencias me pueden ampliar el horizonte y empoderarme o me pueden limitar de manera extraordinaria.

Yo creo que mis creencias las puedo elegir. Yo creo que es interesante, retador y gratificante el identificar mis creencias, revisarlas, cuestionarlas y decidir reafirmarlas o descartarlas. En eso trabajo últimamente. Me divierte. Y creo en que me funciona … para qué? Para vivir una vida como la quiero y merezco vivir.

Posteado por: importanciadevivir | abril 17, 2010

Qué me gusta de Mockus

Se puede liderar diciendo lo que hay que pensar y lo que hay que hacer, creando así seguidores.
Se puede liderar invitando a ver distinciones, a tener conciencia, a elegir y actuar en consecuencia, creando así líderes.
A algunos el discurso de Mockus les puede sonar vacío y ambiguo porque no ven las instrucciones explícitas de qué hará caso por caso.

Para mí el principal mensaje es: mire adentro, a sus principios. Identifíquelos y sea coherente con ellos. Aún si no gana Mockus, o si gana y no me gusta lo que haga, este impulso a recuperar identidad y responsabilidad serían ganancia más que suficiente para este país. Porque creo que el país que tenemos lo hemos construído entre todos. Unos como protagonistas, otros como co-protagonistas, otros como espectadores, otros detrás de bastidores y también otros de espaldas al escenario. Pero esto no sucede porque unos son vivos y otros bobos. Sucede porque tenemos creencias y actuamos de acuerdo a ellas. Porque unos hacen y otros dejan hacer. Porque tenemos teorías pero no movemos un dedo para probarlas. Porque vivimos en el reinado del miedo. Miedo que genera lo que no queremos: mueve a los ‘malos’ e inmoviliza a los ‘buenos’ que son quienes más lo promueven! Por eso creo que somos responsables de lo que tenemos.

No se trata de apostarle a que si gana Mockus todo lo que haga me gustará. No se trata de garantizar que todo lo que hagan sus seguidores estará alineado con él o conmigo o con el bien del país. Esperar eso es apostarle a la decepción. Es retarse a la inacción para no correr riesgos con la imagen si esas cosas suceden (lo cual estadísticamente no es tan improbable, creo yo).

Sin embargo, creo que los líderes no esperan indicaciones. Los líderes actúan, aún a riesgo de equivocarse. Y si no eres líder necesariamente eres seguidor, porque aún hacer nada es hacer algo. Esto significa que otros eligen y tú simplemente te dejas llevar. Si te tienes en poca estima te agradará, al menos por un tiempo. Si te sabes suficiente no terminarás el camino satisfecho de tí.

Me gusta de Mockus que invita a salirnos de las respuestas automáticas que nos dan una supuesta seguridad. Cuando escuchamos a un político decir lo que hará exactamente con todo problema real o hipotético que le planteen, nos tranquiliza que tenga una respuesta, que no vacile, que la sepa de memoria y con detalles. Si la respuestas lleva una reflexión, una principio de fondo, ya no parece divertida, aburre. Es que nos encanta el automático! Deme la respuesta, yo quiero el plano de lo que va a hacer. No quiero pensar, ni reflexionar ni que me dejen solo a mi albedrío. Queremos foco en el HACER y nos resistimos a a mirar que es solo consecuencia del SER. Pero no es tan difícil. Es más, suele ser muy divertido!

Creemos que las decisiones pre establecidas, convertidas en reglas rígidas, nos darán una vida sin altibajos. Queremos la seguirdad de un papá que se sabe todas las respuestas, que se hace responsable de todo lo que pasa, que se hace cargo de nosotros y nuestro entorno. Y que incluso no deja que los problemas lleguen hasta nosotros.

Nos atemoriza pensar que el que está a cargo no controla todo. No sabe todo. No resuelve todo.

Tenemos miedo de nuestra vulnerabilidad. Y ese miedo ha movido a los llamados ‘malos’ tanto como a los auto llamados ‘buenos’ a apegarse a ideas, dándole a ellas más valor que a sí mismos o que a sus congéneres. A veces son ideas políticas pero también lo son económicas, culturales o religiosas. Etiquetas.

En Mockus veo una invitación a volver a darme cuenta de que soy un ser humano con capacidad de discernimiento. Y que puedo ejercerlo en cada ocasión, sin ceñirme a respuestas condicionadas y usando simplemente mis principios. Sin apegarme a etiquetas predefinidas que me tranquilicen al menos momentáneamente. Actuar desde los principios es como volar por instrumentos: no sabes qué surgirá en el camino, ni te preocupa tener o no una reacción preparada. Sabes que tienes instrumentos (los principios) que en cada circunstancia serán una guía confiable.

Cuando tenemos la idea de que en general las personas ‘son malas’ esto de que elijan todo el tiempo aterroriza. Imaginamos que una persona actuando de acuerdo a sus principios sería fatal. Que elegiría dañar a los otros, que elegiría lo fácil para sí, lo que le de placer y bienes sin límite, y sin importarle nada. Esa es una interpretación que viene de las creencias adoptadas.

Yo eligo creer que todas las personas cuando realmente se conectan consigo mismas, eligen sabiamente, equilibrando el bien propio y con el bien común. Que incluso muchas veces posponen la gratificación personal en aras de la gratificación de los demás. Y que tanto sufimiento, malas decisiones, crímentes y atropellos en el mundo se da porque estamos extraordinariamente desconectados de nosotros mismos, de nuestro ser interior, de nuestra grandeza y de nuestra dividinidad, por así llamarla. Por eso me encanta el llamado a volver a mirar a los prinicpios.

No me preocupa lo que cada uno elija. Confío en eso. Me preocupa que elijamos desconectados de nosotros mismos, que no sepamos cómo reconectar y peor aún, que no deseemos hacerlo.

Creo que todos, hasta el más humilde tiene la capacidad de hacer elecciones apropiadas para sí mismo y convenientes para los demás. Muchas cosas en nuestro entorno -publicidad, política tradicional, cultura de la desconfianza, miedo generalizado- nos invitan a creer que no somos capaces, que hay que dejarlo a los muy estudiados, a los privilegiados, a los iluminados.

Yo creo que tenemos la capacidad por el hecho de ser humanos. Por eso también me encanta el mensaje de Mockus de volver a crear la confianza. Eso transformaría inmensamente al país. Porque para confiar empiezo por ocuparme de ser confiable. Y eso, tomado en serio, haría una transformación inmensa en todos y cada uno de nosotros.

Cómo sería que cuando tú dices a las 8, fuera las 8? Cómo sería que cuando tú dices tal día, se supiera que es ese día?

Cómo sería que cuando tú ofreces un producto o servicio, el cliente pudiera confiar en que lo recibiría y de la mejor manera posible?

Cómo sería que cuando un político enuncia sus principios pudiéramos confiar en que actuará de acuerdo a ellos en todas las circunstancias, sin tener que darnos el libreto de cada problema y la acción que tiene prevista?

Cómo sería que confiaras en tu pareja, en tus hijos, en tus padres, en tu empleador, en los servicios públicos, en los profesionales y técnicos, en lo que compras, en lo que dicen?

Si miras la ley, la mayor parte de ella es benévola para la mayoría. Casi que con la Constitución (no manipulada) y los Derechos Humanos sería suficiente. Pero no confiamos en que se aplica, porque la experiencia es que no se aplica. Cómo sería confiar en que el que viola la ley recibe sanción?

Cómo sería confiar en nuestros criterio y votar por quien consideramos honesto y respetuoso de sus principios? Cómo sería confiar en que quienes elegimos legislan para el bien común? Cómo sería confiar en los jueces, en los funcionarios, en las instituciones, en los procedimientos?

Cómo sería confiar en que todos estamos comprometidos en generar oportunidades para que el país y sus ciudadanos crezcan y properen, y cada uno pone lo mejor de sí en ese empeño?

Cómo sería confiar en que el juego limpio es la regla? Para y piensa ese mundo, ese país. Y existen países así! Mi experiencia es que hay personas que no creen posible, que no saben que sí existen. Podrán ser mejores aún, sin duda. Pero el punto es que la confianza como norma social es posible. No estamos apuntando a una ética supra humana. Es totalmente posible vivir en una sociedad donde desconfiar no es parte de demostrar inteligencia!

Creo que la tarea grande y retante está en que miremos adentro después de quizá toda una vida mirando hacia afuera con una lista de etiquetas en la mano, prestos a pegársela a TODO lo que vemos: una vestido, un carro, una persona, una profesión, una comunidad, una idea!

La única etiqueta a la que quisiera vivir apegada es: yo soy consciente. Vale decir, yo me doy cuenta. ¿De qué? De todo: del momento, de mis recursos, de las opciones, de su impacto, de mi posibilidad de ser flexible, de lo que me funciona, de lo que no me funciona.

Me doy cuenta de que soy agente de cambio aún si no lo sé o no lo deseo. Me doy cuenta de que eligo y de que yo soy causa.

No puedo elegir por otros. Mi partecita es hacer de mí la mejor persona posible para mí y para esta sociedad. Si todos trabajamos en pulir este pedacito que sí nos corresponde, se armaría un mosaico espectacular, variado, confiable y muy hermoso! Juguemos a hacerlo. La vida es una. La vida es hoy.

Posteado por: importanciadevivir | abril 7, 2010

¿Te gustaría asistir a una Cena ConSentido?

 ¿Quiéres asistir a una Cena ConSentido? “SENSUAL: Perteneciente o relativo a las sensaciones de los sentidos”. Para tí, que es hermosamente sensual? Entre quienes respondan invitaremos a dos personas a nuestra cena del 24 de Abril. ¡Anímate ya! Participar

Quieres saber que es Cena ConSentido? Ver

Posteado por: importanciadevivir | marzo 13, 2010

De felicidad y perfección … o … VOLVER a SENTIR, volver a ser vulnerable

A veces parece que la felicidad nos da miedo. Quizá en el pasado la soñamos una o varias veces, con intensidad, y el resultado fue frustrante y doloroso.

Quizá confundimos lo deseado con lo perfecto. Y ansiamos vivir en estados de perfección que son completamente anti naturales, porque la vida es movimiento, transformación, evolución.

Así, dado que lo perfecto no existe y no es más que un concepto creado por humanos, no lo encontramos. Desarrollamos entonces un ‘realismo’ que nos impide CREER que lo bueno es posible y que lo excelente existe. ¡Y que pueden estar en nuestra vidas!

Por ese camino muchos llegamos al cinismo, al escepticismo, a la indiferencia, a la dureza, a la insensibilidad, al sarcasmo.

Volver a CREER es volver a activar el mecanimo de la vida. Es volver a establecer una amistosa relación con la vulnerabilidad.

Ganar es una posibilidad, perder otra. Y ambas se pueden interpretar. Al final, ganar y perder son solo una opinión. Hay otras. Podemos escoger otras. Mejor aún, ¡podemos INVENTAR otras! Y todas son reales porque elegimos verlas. De cualquier manera, el camino no termina ahí.

Hoy, invitación a SENTIR, a tomar riesgos, a ser vulnerables otra vez, A DIVERTISE SIENDO TODO ESTO Y MÁS!

Hoy, invitación a abrir de nuevo la puerta a la esperanza. A dejarla entrar, y sin rubor hablar de ella y dejar que otos sepan que ella está ahí, que vive en tí.

Hoy, invitación a desarrollar confianza en que todo lo que hallemos en la vida se puede interpretar como una ganancia. Juega esta juego contigo mismo, SIN CINISMO, con el amoroso ánimo con que un padre o una madre ayudan a su niño a ver opciones en todo lo que le sucede.

Hoy, invitación a soltar el paradigma de la perfección, que no es propio de la naturaleza. Si una flor o un paisaje te parecen perfectos, es solo porque los comparas con IDEAS. Ellos son como son y sin duda son sorprendentes y nos causan maravilla.

Hoy, invitación a dejar fluir la vida, a dejar de crear barreras para impedir el flujo de la vida que incluye RIESGO, intentos exitosos y fallidos.

Hoy, invitación a maximizar tu lado humano, tu lado de APRENDIZ que EN TODO todo ve una lección y una oportunidad. SIENDO así fue como tu especie se desarrolló. No pretendas congelar la evolución, no desgastes tu vida, no aportes infelicidad y tristeza a la tuya y a tu tiempo. Es aprendido y anti natural. Es anti evolución. Es mortal.

Propuesta … disfrutar lo que venga, buscarle y crearle la lección, como sea.

Propuesta … ensayar a actuar (como un actor) lo que quieres SER.

Propuesta … vivir la vida lúdicamente, como en un recreo donde se hacen tonterías a veces muy en serio a veces muy en broma.

¿Cómo sería Colombia si los que nos sentimos víctimas impotentes aplicaramos estas cosas?

¿Cómo sería Colombia si del pasado aprendemos, lo soltamos, y usamos libremente la opción totalmente nueva que ofrece el presente?

¿Cuál podría ser nuestro mañana? Arriésgate a soñarlo y ser parte de sus constructores. ¡CRÉELO … TE DIVERTIRÁS aún si todo no resulta como lo quieres! Al final, al momento de revisar cuentas y dejar este mundo, brillará placenteramente en tu lista de resultados.

¡Jugemos a jugar ! ¿Te atreves?

Posteado por: importanciadevivir | marzo 7, 2010

Testimonio. ¿Cómo es ser bipolar?

Les comparto este mensaje de una amiga. Lecciones de valentía, responsabilidad, aceptación y compromiso con la vida, de una mujer ejemplar!

———————————————-

“¿Sabes? Soy bipolar tipo II y se preguntaran como es eso; yo oscilo entre la depresión y la hipomanía. Fui diagnosticada hace 15 años. Entonces viví momentos muy dolorosos para mi alma; fue muy duro para mí y todos los que estuvieron cerca ya que vivir una depresión profunda o una manía extrema conlleva heridas emocionales para ti y todos los que te brindan su apoyo, su corazón, su tiempo, su persona. Hoy que estoy revisando mi historia se que fui diagnosticada correctamente desde el 1er evento, algunos le llaman crisis, yo le llamo evento, así que lo agradezco a la vida tener tan buena estrella y saber que hay quienes nacemos así y hay quienes nacen estrellados, como el común de las personas nos etiquetan.

Durante mi peregrinar en esta nueva forma de vida he tenido muchas vivencias: sentirte desahuciado cuanto te explican tu diagnostico; saber que es un padecimiento controlable como la diabetes solo que a los diabéticos les regulan la glucosa en la sangre y a nosotros, los bipolares, nos regulan la química cerebral; tomar medicinas y estar al límite de la intoxicación por un medicamento con reacciones severas como acné y sobrepeso; sentirte etiquetado (como en la película La Letra Escarlata) y descubrir luego que son muchas personas que lo viven. En fin la dura pelea contra ti mismo para aceptar tu condición de vida que has elegido en otro plano, porque así como elegiste a tus padres así escoges tu plan de vuelo en cada vida.

A mí me llevo cuatro eventos aceptarme. Diez años después de mi diagnóstico acepté mi padecimiento y Dios me envío una gran recompensa, un bellísimo regalo, hoy mi motor de vida: mi hijo. Fue difícil enfrentar mi realidad vs. la alegría de mi embarazo porque mi bebé podía tener malformaciones, la peor de ellas que tuviera espina bífida ya que durante 7 semanas tomé Atemperator porque desconocía la noticia. Mi psiquiatra me apoyo diciendo que podía avalar un aborto terapéutico ante lo cual yo no volví a verlo y aposté por quien hoy es la luz dentro de lo que muchos interpretan como mi oscuridad. Como le digo hoy a mi psiquiatra: en ese momento decidí darte de alta de la psicoterapia.

Transcurrieron 5 años sin una gota de medicamento en mi cerebro y viví una vida muy feliz. Con mis altibajos entre la tristeza y la alegría, así como lo vivimos todos: los “normales” y los “diferentes”. Durante este tiempo disfrute al 100% a mi hijo, me entregue en cuerpo y alma a mi familia: David y Emiliano. Llegó octubre del 2009 con un nuevo evento, esta vez no tuve una lucha interna ya que ante los primeros síntomas acudí al consultorio de mi psiquiatra. La gran diferencia ahora es que ahora tenía 2 dependientes emocionales en mi vida, a los cuales les pido perdón por no haberles explicado lo que pasaba y el abandono emocional que sintieron pero me encontraba en un cuadro de depresión severa y una fobia social terrible. El primer antidepresivo después de 2 semanas no causaba efecto, por lo que fue sustituido atinadamente por mi psiquiatra y así fue mas rápido salir.

Cómo duele tener a un bipolar en casa o cerca de ti ¿verdad? Solo piensa que “tu bipolar” siempre vive la peor parte, la gran raya en el alma cada vez que vive en plenitud su tristeza o su alegría. Se compara a un adicto, aunque la gran diferencia es que ellos deciden usar sustancias químicas para destruir sus neuronas, en cambio nosotros necesitamos de fármacos para componer nuestra química cerebral; sin embargo para el común de la humanidad nos expresamos igual: alegres y eufóricos, luego tristes y melancólicos al extremo.

Hoy tengo otros lentes para ver mi vida, mi bipolaridad no es tan aguda y soy alguien con muy buen pronóstico, con ciclos largos, eso lo dice mi psiquiatra.

A pesar de vivir experiencias tan “bipolares” con el mundo psiquiátrico como el mal uso de antidepresivos y de la ética y el ser diagnosticada por una eminencia en el campo de la investigación psiquiátrica, hoy estoy feliz con mi tratamiento, tomo 200 mg de Lamictal al día y asisto a sesiones semanales de psicoterapia. Pronto me daré de alta Te doy las gracias a ti Samuel Alemán por todo tu apoyo a lo largo de este tiempo y recuerdo la primera pregunta que me hiciste después de tantos años que no te vi: ¿cómo le hiciste para estar tan bien estos 5 años? Gracias por tu apoyo y por responder a mis llamadas incluso en vísperas de año nuevo; reconozco tu gran labor y sobretodo tu gran calidez humana.

Hoy reflexionando en esa pregunta de Samuel el primer día de este último evento que regrese a su consultorio (15 de octubre del 2009): Y que fue lo que hice? Bueno mis hipótesis es que un embarazo, la lactancia y el disfrutar el crecimiento de tu hijo estando al 100% junto a él se que produce oxitocina y ayudar a nivelar la serotonina y otros neurotransmisores. Posterior a esto en agosto del 2007 empiezo a tomar 2 onzas diariamente de un jugo de la fruta entera del mangostán hasta que en julio del 2009 lo suspendí por probar otros suplementos en forma de gel, hoy he descubierto que este jugo, entre otros usos, es antidepresivo natural que en mi diagnostico personal siento me ayudo a que mi ciclo fuera mas largo. Sera que todo esto me ayudo?

Hoy soy responsable de mi tratamiento dirigido por mi psiquiatra no por loca, simplemente por ser bipolar. Y hoy el gran sueño que tengo es compartir mi testimonio de vida con otras personas, formando un grupo de autoayuda para todos nosotros, un BA (Bipolares Anónimos). Aún me falta formación para no confundir ayuda con rescate, por eso me han recomendado estudiar psicoterapia y tanatología, pronto lo haré y entonces comenzaré con mi proyecto. Todos lo que se quieran unir ya sea con donaciones o con su tiempo son bienvenidos.

Seguramente muchas personas han sido testigos de mi cambio de personalidad durante las depresiones, mi euforia y mis hipomanías; espero que con esto les quede más claro el panorama. La pregunta es ¿quien es Lorena? Yo soy todo eso para estar completa. Gracias a todos los que me han aceptado, a los que se han alejado por su juicio interno, decidiendo terminar con nuestra relación y a los que se han adelantado en el camino hacia la muerte. Yo los comprendo a todos porque sencillamente este mundo actual, también para los bipolares, es bien difícil de vivirlo y superarlo.

Al final de este escrito solo reflexionen: ¿será que bipolares seamos todos? Siempre hay un opuesto para lograr el equilibrio: dolor-placer, depresión-euforia, tristeza-alegría, día-noche, etc. Ya quítense esos paradigmas mentales ante los que hemos elegido vivir diferente y por favor dejen de etiquetarnos, estigmatizarnos, señalarnos. Nosotros los bipolares podemos ser discapacitados así como lo son quienes tienen Síndrome de Down, parálisis cerebral, son minusválidos, etc.

Vuelvo a repetir simplemente amén con total entrega ya que todos estamos conectados, todos somos uno y si no lo creen vean el mundo tan pequeño en el que vivimos donde resulta que nos conocen amigos de nuestro amigos o Dios nos pone experiencias en la vida que nos hacen curar nuestras heridas. ¿Saben que pasa con nosotros? Elegimos una manera diferente de vivir, no mejor ni peor simplemente DIFERENTE.”

Posteado por: importanciadevivir | febrero 12, 2010

¡Más diversión en nuestras vidas!

¡ANÍMATE A ANIMARTE!

Esta vida es corta y puedes cambiar el libreto, por difícil que a veces parezca.

Mira esto: Los ocho principios irresistibles de la diversión

Y danos tus comentarios 🙂

Posteado por: importanciadevivir | enero 15, 2010

Yo soy

Posteado por: importanciadevivir | enero 7, 2010

Hablando de política …

Cambia el Mundo Empieza por Mí

Se avecinan varios procesos electorales en nuestro país. Te propongo que pienses detenidamente en esto.

En un período de 4 años, ¿Cuánto tiempo gastas …

  • hablando de lo que no funciona en el país, en la ciudad y en el campo?
  • leyendo y escuchando noticias sobre corrupción, malos manejos, ineptitud, inequidad, discriminación, injusticia, crímenes, pleitos, delitos, juicios?
  • explicando o escuchando explicar por qué ese presidente, congresista, gobernador, alcalde, concejal, etc. no sirve ni va a servir?
  • pensando cómo ese personaje llegó a esa posición?
  • confirmando tu creencia de que somos tontos, irresponsables, ignorantes, necios?
  • confirmando tu creencia de que no tienes nada que ver con eso y que no hay nada que tú puedas hacer al respecto?

En cuatro años, el tiempo total puede ser de muchas horas. Si cada semana fuera UNA hora, en los próximos 4 años !!le habrías dedicado 208 horas al tema, esto es, más de 5 semanas laborales completas!! Si solo cuentas tu tiempo dedicado a las noticias negativas, sabrás que en realidad dedicas muchísimo más.

Quizá ya estás cansado, muy cansado de esto. ¿Qué tal arriesgarte a hacer un juego diferente esta vez para tener posibilidad de resultados diferentes?

Mi propuesta es que consideres esta opción: dedicar ahora, ANTES DE LAS ELECCIONES, DOS horas cada semana a:

  • Informarte sobre los candidatos
  • Sus propuestas en los distintos temas
  • Su trayectoria pasada: preparación, cargos ocupados, proyectos desarrollados, logros alcanzados, propuestas electorales vs realizaciones, asistencia a sesiones, etc., enfocándote en LOS HECHOS más que en las interpretaciones y rumores a veces más emocionales que documentadas.
  • Decidir A CONCIENCIA por quién vas a votar en cada caso

¿Haría esto una diferencia? Yo estoy convencida de que sí.

Cuando surgen los malos manejos las noticias nos dicen que en muchos casos …

  • Ese personaje ya había actuado indebidamente antes, y nosotros lo reelegimos.
  • No había asistido a las sesiones y nosotros lo reelegimos.
  • Había estado involucrado y a veces hasta condenado por malos manejos, y nosotros lo relegimos
  • No tenía formación ni trayectoria ni capacitacion para ese cargo, y nosotros lo elegimos.
  • Desde antes de ser elegido proponía lo que no nos gustó que hiciera y no nos enteramos pero sí lo elegimos.

Mira esto: no importa si tú no votaste, si votaste por él o si votaste por otro. Una vez sale elegido: nosotros lo elegimos. Asume responsabilidad por eso ANTES de las elecciones.

Estoy convencida de que SER CONSCIENTE, – DARSE CUENTA – es la puerta de entrada para la solución a todos los problemas personales y sociales.

Ser consciente de …

  • Tu DEBER de elegir responsablemente (esto es, informadamente!)
  • Tu DERECHO a elegir usando única y exclusivamente tu criterio personal
  • Que al dar o negar un voto formas parte de quienes construyen lo que luego resulta
  • Que el país que tenemos lo tenemos todos, incluso quienes apenas nacieron ayer. No importa que rol jugamos en el pasado, hoy vivimos los resultados independientemente de cómo se crearon.
  • Que no vale la pena desgastarse convenciéndose de que no es posible. Eso aporta más que tristeza y desesperanza … de eso ya tenemos mucho y no queremos más.
  • Que un mundo mejor es posible, perfectamente posible. Hay innumerables ejemplos históricos de la transformación de situaciones más complicadas.
  • Que el ser humano hace la diferencia.
  • Que cambiar el mundo EMPIEZA POR MÍ. Mi parte es la única parte que puedo hacer. Lo que funciona es ocuparme de hacer mi parte siempre de la mejor manera. Y confíar en que mi ejemplo se irradia, otros lo siguen, otros ven la misma luz y así se va formando una fuerza que crea lo que queremos crear.

“Si crees que es posible, estás en lo cierto.

Si crees que no es posible, también estás en lo cierto.”

Quizá te guste escuhar esto … Cambia el Mundo Empieza por Mí

Posteado por: importanciadevivir | marzo 8, 2009

Sobre comunidades virtuales: la prudencia que hace verdaderos sabios

Me encanta Facebook pero no hay que hacer cosas imprudentes.

¡¡¡LE RECOMIENDO!!!!

  • No incluya en Facebook datos que permitan localizarlo, como dirección, empresa, colegio y curso, teléfonos
  • Acepte invitaciones para ser amigo solo de personas a quienes conozca de verdad, pero además que sean verdaderos amigos y de toda su confianza
  • Controle el acceso a su perfil: entre por Configuración -> Configuración de privacidad
  • Entre a Perfil
    — Entre a -> Perfil básico: asegúrese de que todo pueda ser visto por ‘ Solo mis Amigos’ o ´Nadie´ (en este último caso si puede borre esa información)
    — Debajo de ‘Fotos en las que se te ha etiquetado’ ingrese al enlace ‘Editar la configuración de privacidad de los álbumes de fotos’ . En todos los álbumes indique ‘Solo mis Amigos’ y hágalo así cada vez que cree un álbum o agregue fotos
    — Entre a -> Perfil contacto: asegúrese de que todo pueda ser visto por ‘ Solo mis Amigos’
    — Vuelva a la página principal de Privacidad
  • Entre a Buscar
    — En ¿Quién puede encontrarte en la búsqueda?’ ponga ‘Solo mis amigos’ o ‘Amigos de mis amigos’
    — Quite todas las marcas en Además ….
    — En ¿Cómo puede alguien contactar contigo? Deje marcado solo ‘Enviarte un mensaje’
    — Vuelva a la página principal de Privacidad
  • Entre a Noticias y Muro
    — Revise qué información quiere que se publique
  • Entre a Aplicaciones
    — LEA y revise qué información quiere que se publique

Si lo anterior le parece muy complicado, considere esto. Cuando establece una relación – con una persona, una organización o una cosa-, usted elige y asume un compromiso de manejar esa relación. Siempre. Sea que se de cuenta o no. Puede atender bien o mal ese compromiso asumido y de ahí derivará el estado de esa relación. Si siente que no le satisface, mire cómo está usted administrando esa relación. Mire su parte. La parte del otro quizá la pueda influenciar, quizá no, pero sin duda esa parte es responsabilidad y elección del otro.
Si Facebook o la comunidad virtual en la que se halla le gusta, haga un pequeño esfuerzo y vea en qué se metió. Si no está dispuesto sea consciente de que se está exponiendo usted y está exponiendo a sus [confiados] amigos. Y asuma las consecuencias con altura.

Posteado por: importanciadevivir | febrero 14, 2009

¿Por qué estámos como estamos?

¿Por qué estamos como estamos? Vivimos en un mundo en el cual conviven lo sublime y lo abyecto, la felicidad y el dolor, la satisfacción y el hambre, el amor y el odio, la pasión y la indiferencia, la abundancia y la escasez. Esto de por sí solo es muestra de la variedad del mundo. No todos los días, todo el tiempo, estamos felices. Lo impactante es que hay millones de vidas que transcurren casi en su totalidad inmersas en el dolor, el sufrimiento, la violencia, el odio.
¿Tiene que ser así? ¿Vamos camino al equilibrio o nos alejamos de él? ¿Existe una fórmula para el equilibrio?
Aprender de las experiencias es un paso inevitable hacia un mundo mejor.
Apegarse a los dogmas nos distancia de esta meta. Pero … ¿somos capaces de reconocer nuestros dogmas y tratarlos como tales?
Tenemos trabajo por delante. Y muchos distractores también.
La respuesta que he encontrado a estas preguntas, se fundamente en LA CONCIENCIA. Ser conscientes es la única salida que me parece ha de funcionar para vivir responsablemente, para crear un mundo coherente, para sabernos en la senda que nos llevará al equlibrio y a la satisfacción al término de nuestras vidas.
Invito a mis visitantes a revisar él día a día bajo esta perspectiva. En donde hay conflicto hay contradicción, pero no hablo de la contradicción con el otro -que puede existir, y creo que siempre va a existir-. Sino contradicción interna, incoherencia de alguno de los participantes en el conflicto, dicrepancias -acaso abismales- entre sus pensamientos-sentimientos-palabras-acciones.
Me encantaría y sería iluminador que plasmaran aquí las divagaciones resultantes de este ejercicio. Es probable que cosechemos cosas buenas, así que INTENTÉMOSLO.

Posteado por: importanciadevivir | febrero 11, 2009

¡Hola mundo!

¡Bienvenido! En este lugar nos interesan muchas cosas, todas inevitablemente relacionadas con la existencia humana.

Verás muchos comentarios, trascendentes, triviales, locos, profundos, graciosos.

Los tuyos también serán bienvenidos. Déjanos ver cómo experimentas tu LA EXPERIENCIA HUMANA.

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: