Posteado por: importanciadevivir | abril 6, 2014

El Miedo Sigue Haciendo de las Suyas

Cuando yo escucho de los ataques con ácido de que han sido objeto más de 900 hombres y mujeres en la última década en Colombia, y del hecho de que la mayoría de los casos permanece impune, no solo porque muchas veces no se encuentra al delincuente sino porque cuando los atrapan no les levantan cargos, o salen libres por vencimiento de términos o reciben penas cortas que son rebajadas por confesar o son reducidas a casa por cárcel por buen comportamiento, y que a raíz de ello
… se pide control a laTemor producción, distribución y venta de ácidos,
… se pide expedición de leyes específicas contra quienes hagan ataques con ácido,
… se pide instaurar la cadena perpetua,
… se alienta a castigar por mano propia a los ejecutores de estos y otros delitos y
… se exige del Estado proveer cobertura ilimitada para atender las necesidades económicas que los ataques ocasionan a las víctimas

siento desconcierto y temor de lo que nos puede acarrear el miedo irracional que se apodera de la conciencia de muchas personas, al punto de
… ignorar a los seres humanos que son capaces de cometer tales acciones y a lo que puede haber en su ser que es capaz de llevarlos a actos tan brutales e inhumanos,
… creer parte de una solución el convertir en obligación del estado responder por todo daño que reciba un ciudadano sin considerar los efectos colaterales y los principios subyacentes tras ello, el aprobar la cadena perpetua en un país con increíbles niveles de corrupción y deficiencias en su sistema judicial, y el exaltar las prohibiciones y los castigos como medio para alcanzar una sociedad segura y confiable.

Como necesito creer, sentir y contribuir a ser parte de una sociedad de seres conscientes, mental y emocionalmente equilibrados, auto-regulados y no con libertad condicionada a leyes que determinan puntualmente qué pueden ser o no ser, en dónde pueden estar y en dónde no, qué pueden usar y qué no, pido que REFLEXIONEMOS en que
… las prohibiciones poco o ningún efecto tendrán sobre quienes están tan trastornados como para hacer algo así,
… pedir que nos limiten las libertades no nos protegerá nunca de los extremos absurdos a los que puede llegar una persona desquiciada,
… lo que expresamos es fruto de lo que somos y si la existencia de personas tan descontroladas como para cometer hechos así se está volviendo corriente y no es ya extraordinario, significa que hay algo en nuestra sociedad que favorece que las personas lleguen a esta situación mental y emocional,
… si no enfrentamos nuestros temores, ellos mismos nos llevarán a encerrarnos en una cárcel, lo cual solo produce más personas perturbadas,
… si queremos que nos encierren en una cárcel, encontraremos quiénes deseen ser carceleros, y sabrán aprovechar nuestro terror descontrolado para hacerse cargo de nuestras vidas, terminaremos siendo esclavos por querer tener libertad sin ser capaces de asumir sus riesgos ni descubrir y equilibrar sus implicaciones,
… en el mundo hay infinitas herramientas y lugares que se pueden usar para herir a otras personas: agujas, martillos, destornilladores, azadones, cortaúñas, cuchillos, navajas, machetes, autos, carreteras, venenos, plantas base para venenos, puentes, edificaciones con más de un piso, pisos encerados, esquinas de mesas, rocas altas, escaleras, emociones profundas como partidos del mundial de fútbol o películas de terror, leones, culebras, zancudos, insultos, mentiras,
… pedir leyes para cada una de las posibles causas de daño o muerte no puede llegar a impedir que exista o se use esa forma o se encuentren otras, y en cambio sí limita cada vez más el derecho fundamental que decimos reconocer a los seres humanos, de elegir, de ser y de estar,
… ya hay leyes que penalizan el causar daño, intentar quitar o quitar la vida a otras personas, y aplican sin necesidad de crear una ley específica para cada modalidad posible,
… considerar por qué tanta legislación ya existente no es suficiente, por qué hay corrupción en la justicia, por qué hay ineficiencia en la justicia, porqué hay saturación en los juzgados y en las cárceles y qué cambios de fondo son indispensables para que las leyes ya existentes operen,
… si queremos leyes específicas para cada tipo de riesgo quizá es para creer ellas nos dan una sociedad más segura, lo cual no es verdad, no se genera automáticamente en los posibles delincuentes una relación causa-efecto entre “hay una ley, luego ya no siento deseos de hacer eso”, particularmente cuando son personas con trastornos profundos,
… si no tenemos control sobre nuestro miedo, damos oportunidad para convertirlo en un negocio que nos lleva a más dependencia emocional de las cosas, más necesidad de dinero y más ansiedad y miedo (del que queríamos huir) de no poder conseguir todo el suficiente y necesario para comprar nuestra seguridad. Por ejemplo: prohibición de comercio libre conduce a requisitos, trámites y costos adicionales para adquirir el permiso de hacerlo, o peor aún, violencia y delincuencia (de los que queríamos huir) para traficar con ese elemento, mayor costo de los productos y servicios que los requieren, vehículos y señalizaciones especiales para el transporte, certificaciones especiales para producirlos, almacenarlos, distribuirlos, venderlos, manipularlos; seguros contra siniestros relacionados con ese elemento; coberturas adicionales en servicios médicos; kits de prevención o tratamiento para tener en edificios, casas, carteras, autos; cursos para evitar, prevenir o atender, … ¿qué más? Esto y lo que aún no se nos ha ocurrido, pero a alguien se le ocurrirá y quizá corramos a incluir en nuestra lista de ‘tengo que comprar para demostrar que amo, valoro, porque soy inteligente y prevengo’,
Miedo Cárcel … el reaccionar con temor descontrolado nos hace víctimas inmensamente más vulnerables, ahora no solo de posibles atacantes, sino de mercaderes del miedo en todas sus formas.
… si no nos hacemos cargo de nuestro miedo, habrá con gusto otros que lo harán,
… estar en una cárcel en donde nada ni nadie puede tocarnos, nos protege de muchísimas cosas, pero no del miedo, ese llega a donde quiera que estemos, porque viene de adentro aunque sean cosas externas las que lo disparan,
… si queremos carceleros, encontraremos voluntarios por doquier, ansiosos por aceptar el endoso de nuestra libertad y, ¿será mental y emocionalmente sano alguien que desea controlar al otro usando sus temores y prometiendo eliminarlos?,
… si pedimos pena de muerte para el agresor, ignoramos la inmensa evidencia de ineficacia y corrupción de la justicia colombiana, que podría condenar a inocentes, lo cual podría sernos indiferente hasta que alguien cercano caiga o hasta que nos demos cuenta de que viola nuestros propios principios,
… si pedimos pena de muerte para el agresor, ignoramos el principio fundamental de no quitar la vida a otro ser humano que la mayoría decimos profesar, lo cual nos convierte en cómplices de asesinato, no aminorado por las excusas, razones o explicaciones,
… si promovemos la violencia y la justicia por mano propia, corremos el riesgo de convencer a otros de la bondad de la violencia y la justicia por mano propia, y que en algún momento nos duela haberlo hecho,
… si vivimos en una sociedad que pudiéramos calificar de insana o enferma, la solución de fondo es contribuir a su salud, empezando por Mandela Miedoreconocer las enfermedades, y por hacernos cargo cada uno de nuestra propia condición mental y emocional y de la influencia que ejercemos en la de otros,
… no hay mejor regulador de la acción humana, que sus propios principios y valores, claramente formulados (no implícitos), libremente elegidos (no subliminal o engañosamente impuestos) y nítidamente coherentes (sin contradicciones absurdas o ignoradas),
… si estamos vivos estamos expuestos al temor, al dolor y al sufrimiento, sin que exista nada que lo pueda impedir, pero sí que lo permita manejar,
… si contribuimos a que hayan más personas conscientes de sus elecciones y de las motivaciones tras de ellas, tendremos una sociedad más equilibrada, en la que podemos confiar unos en otros,
… la confianza bien fundada en la bondad del otro, proviene en gran parte de la confianza bien fundada en nuestra propia bondad, que a su vez deriva de nuestro auto-conocimiento.

La invitación es a reflexionar.

Reflexionar no es hablar, explicar, argumentar, rebatir o discutir.
Tampoco es callar ni prejuzgar.
Reflexionar es “Considerar nueva o detenidamente algo”.

 

Árboles 013

 

Siembra vientos y cosecharás tempestades.

Siembra serenidad y cosecharás paz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: